Los 300 millones de pesos que representaron las pérdidas para el sistema bancario del país, tras el ciberataque al Sistema de Pagos Electrónicos Interbancario (SPEI), serán una minucia si se comparan con los casi 3,000 millones de pesos que podría perder en próximos días el BBVA Bancomer, que dirige Eduardo Osuna. Y todo por dejar de reportar sus estados de cuenta a una inversionista durante más de 20 años. El posible desfalco al banco español pone otra vez sobre la mesa el descuido en el que las autoridades financieras han dejado a los jugadores del mercado bancario; sobre todo en los últimos cinco meses, en los que personajes clave del sistema, como el exdirector de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), Jaime González Aguadé, decidieron dejar sus labores técnicas para hacer política.

Corría el año de 1990 cuando María Valenzuela López decidió invertir sus ahorros en el entonces mexicano Banco de Comercio y, tras seis años de réditos, la inversionista recibió un último estado de cuenta en 1996, que le reportaba en la cuenta 194545-9 un capital acumulado de 3 millones 126,892 pesos mexicanos. No obstante, después de la mencionada fecha, el banco y sus ejecutivos desaparecieron por más de dos décadas de la vista de la señora Valenzuela, sin reportar siquiera algún estatus del capital que la cuentahabiente tenía en la institución.

Tras la fusión, en el año 2000, del banco español BBVA Probursa con el emblemático Bancomer, se aseguró que los clientes de la institución no tendrían modificación alguna en el manejo de sus cuentas, por lo que la involucrada decidió no indagar sobre su patrimonio y mantenerlo bajo resguardo por muchos años más. Hace unos meses, María tuvo la curiosidad de calcular el capital al que tendría acceso por sus inversiones de toda una vida y se encontró con que, conforme a su tasa de interés CPP X 4 y los años en los que se ha mantenido la inversión, el monto completo al que tiene derecho se eleva hasta los 2,800 millones de pesos.

Como era de esperarse, la señora solicitó de inmediato el acceso a sus recursos o, por lo menos, a una parte de ellos; sin embargo, la institución únicamente atinó a responder que “están revisando su solicitud”, y esto a través del departamento jurídico que encabeza Alejandro Zinser Sierra. La negativa de Bancomer para entregar o confirmar los recursos de la cuenta, con fecha de apertura del 28 de noviembre de 1990, viola los reglamentos establecidos por la CNBV, ahora de Bernardo González, y sienta un precedente negativo con el total de inversionistas del país. Pero el problema real es que, al igual que el Banxico de Alejandro Díaz de León no ha mostrado certeza sobre el control que se tiene en las transferencias electrónicas, en el banco hoy de origen español no existe tampoco claridad sobre el número de cuentas que se encuentran en una situación similar a la descrita en esta columna.

Empresarios sonríen a Meade

Si usted está cerca de empresarios, la mayoría de ellos cotizando sus empresas en la Bolsa Mexicana de Valores, lo que escuchará en sus conversaciones es que el candidato que mejor les ha dejado un sabor de boca por su proyecto económico de nación es José Antonio Meade. Comentan que, por su experiencia, el candidato del PRI ha proyectado seguridad, propuestas sólidas, control y dominio de lo que necesita el país en ese ámbito. El balance general que hacen es que sus propuestas puntuales lo destacan como serio contendiente a la Presidencia de nuestro país.

Voz en off

El Centro Mexicano para la Filantropía entregó por quinto año consecutivo el “Distintivo de Responsabilidad Social Empresarial 2018” a la firma Crédito Real, de Ángel Romanos Berrondo.

JulioPilotzi

Columnista de Negocios

Split Financiero

Periodista con 20 años de experiencia en los medios de comunicación. Colabora actualmente en el Noticiero En los Tiempos de la Radio de Óscar Mario Beteta.