La experiencia de colaboración público-privada en el sector salud durante la pandemia ha tenido un éxito evidente que debe reconocerse y debería retomarse.

Ha sido tal el resultado, que hacia adelante las autoridades de salud deberían considerarlo y no echarlo en saco roto para posibles programas de colaboración hacia adelante sobretodo ante la a todas luces insuficiente inversión pública para el tamaño de los desafíos.

Como reconoció el canciller Marcelo Ebrard, sin la iniciativa “Juntos por la Salud” que integraron empresas, organismos e instituciones públicas sumando esfuerzos junto con el Gobierno, México no hubiera podido responder a la epidemia, y ahora esa colaboración debería enfocarse en la reactivación económica.

Juntos por la Salud surgió en marzo a partir de una reunión convocada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, donde ante la emergencia que se venía venir, se vislumbraron las alternativas para conseguir apoyo, y en el camino el secretario de Relaciones Exteriores que ya lo estaba buscando en el extranjero, se integró haciendo equipo con la iniciativa privada. Al final el propio canciller quedó sorprendido de la respuesta y en el evento de clausura del pasado jueves él mismo destacó cómo las donaciones conseguidas entre los mismos mexicanos fueron 30 veces el total de las donaciones y la cooperación internacional que recibió el país.

Como lo compartió Héctor Valle, presidente ejecutivo de Funsalud, al sector privado se le convocó a participar bajo cuatro retos: 1. Habilitar con más camas al sistema de salud; 2. Equipo de protección para personal de salud; 3. Acceso a ventiladores y 4. Impulsar la manufactura nacional de ventiladores y cubrebocas.

En los 4 aspectos los resultados reportados el jueves pasado fueron contundentes y la respuesta de las 579 empresas e instituciones públicas y privadas que respondieron al llamado del Gobierno superó las expectativas.

Entre los logros destacados: 4,673 respiradores (223 de terapia intensiva) que fueron conseguidos por el mundo, fueron pagados y fueron distribuidos por hospitales públicos en todo el país, lo cual además incluyó capacitación para operarlos. De tal tamaño fue este esfuerzo que con ello en sólo 4 meses el país elevó 85% su capacidad instalada de soporte ventilatorio en el sistema público.

La respuesta de los hospitales privados que dieron servicio al costo también es de llamar la atención. Participaron 226 nosocomios de todos los tamaños (no sólo las grandes cadenas) que pusieron 3,427 camas, superando incluso la capacidad pactada. Los hospitales públicos canalizaron a los privados 17,413 pacientes no Covid para atención médica, 80% de las cuales fueron partos y cesáreas.

El mayor apoyo hospitalario lo recibió el IMSS pues 86% de los atendidos fueron sus derechohabientes, 11% del ISSSTE y en menor proporción Insabi, Sedena, Semar y Pemex. Derivar a esos pacientes, le dio, en días camas, al sector público capacidad para atender a 6,000 pacientes Covid.

La coordinación hospitalaria fue algo inédito nunca antes visto y que técnicamente requirió un esfuerzo brutal. Y fue posible gracias a la plataforma construida y entregada por la Fundación Mexicana para la Salud (Funsalud) presidida por Erick Hagsater y Héctor Valle.

Otras instituciones que encabezaron Juntos por la Salud fueron la Fundación BBVA que lleva Eduardo Osuna, el TecSalud encabezado por Guillermo Torre y la Facultad de Medicina UNAM dirigida por Germán Fajardo.

Aparte de las empresas también aportaron 1.5 millones de personas que respondieron al llamado donando en conjunto 1,500 millones de pesos. Las donaciones incluyeron equipo de protección, agua potable, transporte y hospedaje para personal de salud. En equipo de protección, la Cámara Nacional de la Industrias Textil (Canaintex) participó en forma intensa para responder a la desmesurada demanda.

Todo este ejercicio ejemplar demostró que sí se puede, y ante tanta necesidad y urgencia por sacar adelante el sistema nacional de salud, valdría la pena que lo vieran las autoridades de la Secretaría de Salud que por cierto no estuvieron presentes en el evento de Juntos por la Salud.

maribel.coronel@eleconomista.mx

Twitter.com/MaribelRCoronel

Maribel Ramírez Coronel

Periodista en temas de economía y salud

Salud y Negocios

Comunicadora especializada en salud pública y en industria de la salud. Cursando la maestria en Administración en Sistemas de Salud en FCA de la UNAM.

Fundadora en 2004 de www.Plenilunia.com, concepto sobre salud femenina. Me apasiona investigar y reportar sobre salud, innovación, la industria relacionada a la ciencia, y encontrarle el enfoque de negocios con objetividad a cada tema.