Comparemos la realidad de México con la de otros países según lo indican numerosos estudios, encuestas, análisis e índices llevados a cabo por diversas organizaciones públicas y privadas del mundo.

Por ejemplo, de acuerdo con una encuesta realizada entre los 41 países más prósperos por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), 86% de los adolescentes mexicanos de 15 años afirman que están muy satisfechos con sus vidas. Este porcentaje es inferior sólo al que se obtuvo para los Países Bajos, en donde 90% de los quinceañeros respondieron lo mismo, y es superior a los de Rumania y Finlandia (85%) y Croacia, Suiza, España y Lituania (82%).

Curiosamente, cuando estudiaron la primaria, esos niños que son felices fueron educados por maestros que no tienen por qué sentirse muy satisfechos con sus ingresos en vista de que sus sueldos distan muchos de los que ganan maestros de primaria de otros países. De acuerdo con la Organización para el Desarrollo y Cooperación Económicos (OCDE), un maestro mexicano gana 21,534 dólares anuales al empezar su carrera y después de 15 años de trabajar gana 34,089 dólares.

En 28 de los 36 países miembros OCDE, los docentes de primaria ganan más que sus colegas mexicanos. Algunos de estos sueldos iniciales y tras 15 años de trabajo son: Luxemburgo (70,295–102,360); Alemania (63,257–77,638); Canadá (40,504–70,698); Estados Unidos (41,119–61,145); Corea del Sur (32,111–56,587); Inglaterra (31,265–51,520); Japón (29,440–49,133); España (42,215–48,760); Francia (31,300–38,173); Italia (31,313–37,735); Turquía (29,407–31,359); Costa Rica (24,894–31,499); y Chile (23,260–35,034).

Desafortunadamente, esos maestros y adolescentes, como tantos otros en el mundo, viven y seguirán viviendo en un país cada vez más contaminado por botellas de plástico en vista de que no existe un sistema de depósito de estas botellas con el fin de reducir el desperdicio de plásticos y aumentar su reciclaje.

De acuerdo con un reporte de la fundación neerlandesa Changing Markets, sólo 40 países del mundo han adoptado sistemas de depósitos de botellas de plástico, no siendo México uno de ellos.

Y si bien la contaminación de plásticos seguirá afectándonos a los mexicanos, es probable que un sistema socialista no se adopte en nuestro país en mucho tiempo y menos uno comunista como gritan algunos populistas de derecha.

Por lo menos eso es lo que piensan casi 1,400 adultos estadounidenses que participaron en una encuesta realizada por yougov.com, quienes no incluyeron a México entre los países que consideran totalmente socialistas o más socialistas que capitalistas.

Sería interesante encuestar a esos estadounidenses sobre lo que opinan de la estrategia del gobierno mexicano para combatir el Covid-19 y cuidar a sus trabajadores del sector salud. Tal vez no sepan qué contestar porque hasta dentro de nuestro país pocos están enterados que, hasta el 3 de septiembre pasado y de acuerdo a Amnistía Internacional, 1,320 de estos trabajadores mexicanos habían muerto, más que en Estados Unidos (1,077), Reino Unido (649), Brasil (634), Rusia (631), India (573), Sudáfrica (240) e Italia (188).

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Eduardo Ruiz-Healy

Periodista y productor

Columna invitada

Opinador, columnista, conferencista, media trainer, 35 años de experiencia en medios de comunicación, microempresario.

Lee más de este autor