Aeroméxico registró ayer en el mercado de valores una jornada de pánico.Sus títulos llegaron a perder más del 75% en la sesión y cerraron con una caída de 52 por ciento.

Una caída mayúscula en términos de porcentaje. ¿Qué fue lo que pasó? Es algo difícil de explicar. Pero podría decirse que fue una reacción de pánico y además tardía.

¿Por qué? Porque la información que ayer difundió la propia aerolínea –que al inicio de las operaciones no causó ningún impacto e incluso siguió subiendo el precio de la acción– sacudió repentinamente al mercado que, de pronto se vió inmerso en el  pánico.

Resulta que Aeroméxico que avanza en su proceso de reestructura financiera, a través del Chapter 11 en Estados Unidos, informó  que había recibido de una empresa no relacionada, una Oferta Pública Inicial (OPI) y que las acciones objeto de la oferta serán pagadas a un precio de un centavo de peso por unidad y contempla la adquisición de hasta 331.5 millones de acciones, equivalente a 49% del capital social.

En su comunicado, Aeroméxico también destacó que su socia Delta Airlines no participará en tal oferta.

Fue una jornada de pánico.

Y de ahí se generaron toda clase de especulaciones en torno al proceso de reestructura que viene realizando Aeroméxico.

Sin embargo vale la pena aclarar varios puntos. En primer lugar, Aeroméxico no tiene nada por qué preocuparse.

En segundo lugar, lo más seguro es que el proceso de reestructura continuará realizándose de manera exitosa como lo viene haciendo hasta ahora.

En tercer lugar, recordar que un proceso de reestructura financiera, es precisamente para salvar a las empresas que son rentables, aún y cuando en el proceso, acreedores y accionistas pudieran perder.

Hay que recordar que Aeroméxico tuvo que recurrir a la reestructura de su deuda en medio del confinamiento y la parálisis económica que provocó en el mundo el Covid-19.

Habría que agregar que como todas las empresas en México, Aeroméxico tuvo que “rascarse con sus propias uñas” porque el gobierno mexicano simple y sencillamente no las apoyó.

Aeroméxico recurrió al fondo de inversión Apollo Global Management para lograr su reorganización financiera vía el Capítulo 11 en una Corte en Nueva York.

Ésta aprobó cuatro meses después de iniciado el proceso un financiamiento por mil millones de dólares para Aeroméxico, que ya recibió, a la fecha en su totalidad la aerolínea mexicana.

Todo el proceso de reestructura avanza positivamente e incluso la OPI anunciada ayer por Aeroméxico, estaba prevista.

Y en cuarto lugar, la reacción de ayer es completamente tardía. ¿Por qué? Porque si algo ha hecho bien Aeroméxico desde que se acogió desde  mediados del 2020 al Chapter 11 es que  ha informado profusamente sobre el proceso.

La información que ayer provocó el pánico ha sido pública desde hace meses.

Aeroméxico lleva más de 80 eventos relevantes (como se conoce en la Bolsa Mexicana de Valores a los comunicados que difunden las emisoras entre los participantes del mercado, vía electrónica) en los que comunica con detalle todo el proceso.

La nota que provocó ayer el pánico, se centró en una frase: la recuperación de los accionistas será de cero. Bueno, pues precisamente ese detalle fue difundido desde el 19 de febrero de este año 2021. El párrafo es completamente claro. Dice: después del correspondiente aumento de capital, los actuales accionistas se diluirán casi por completo, de modo que su participación accionaria restante probablemente sea mínima, si la hubiera.

Incluso el pasado 29 de noviembre cuando se actualizó el Plan de Reestructura de Aeroméxico la empresa publicó un cuadro en el que se puede observar lo que recuperarán los distintos acreedores de la empresa.

En ese cuadro se indica claramente que la recuperación de los accionistas sería nominal, si es que la hubiera. El Plan de Reestructura de Aeroméxico se presentó en octubre, se modificó el mismo mes y en noviembre se hizo oficial.

La Corte de EU lo aprobó en el mes de diciembre siguiente. La información que ayer provocó el pánico y tumbó las acciones de Aeroméxico es pública desde hace meses.

Así las cosas.

marcomaresg@gmail.com

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.

Lee más de este autor