¿Cómo que me lo abollaron si lucía flamante? -preguntó la conductora del carro tricolor recién chocado-. Sólo son tres golpes sin mayor importancia -le informaron sus optimistas colaboradores- el carro sigue reluciente rumbo al Grand Prix del 2012. El golpe en la región del istmo puede descuadrar al vehículo -arguyó la conductora con cierta preocupación-. Ése más que golpe fue madrazo, pero no se le olvide que tenemos muy buenos hojalateros, en dos años el trancazo ni se va a notar -expresó el ajustador (de cuentas)-. ¿Y qué me dice de la contusión de arriba del madrazo? En esa parte el carro se veía precioso. Mire, esa pieza se comenzó a deteriorar desde aquel famoso coscorrón. Además, tome usted en cuenta que el daño fue producto de la colisión contra una Hummer de La Maestra. El otro trancazo es producto de un error de cálculo al estacionarse, ahí fallaron los viene viene. Pero no hay Malova que por bien no venga.

Del otro lado, los pilotos que alquilaron un vehículo en comandita cuando se dieron cuenta que en su cochera sólo tenían carcachas, festejan los tres golpes que le dieron al rutilante carrazo. La euforia les hace olvidar que en el embate sus charchinas recibieron fuertes golpazos -pérdida total- en tres piezas de las carrocerías que eran suyas.

Ganadores, perdedores y engañados

El símil automovilístico con el que inicié la columna me fue sugerido por el encabezado­ de El Economista de ayer en su sección de Política y Sociedad .

Las alianzas le abollan el carro completo al tricolor , en donde se informó de las seguras derrotas tricolores en Oaxaca, Puebla y Sinaloa. Pero conforme avanza el día -lunes cuando escribo estas líneas- las abolladuras parecen ser que se extienden a Durango y Veracruz, donde los candidatos opositores José Rosas Aispuro y Miguel Ángel Yunes Linares, respectivamente, dicen tener consistentes pruebas de sus victorias en las urnas.

Las controvertidas alianzas (antinatura las llamó Manlio Fabio Beltrones, casi gays en opinión de Óscar Levín Coppel) que provocaron la renuncia al PAN, por no estar de acuerdo con ellas, de Fernando Gómez Mont, funcionaron. Exultantes sus progenitores: Manuel Camacho Solís, César Nava y Jesús Ortega, declararon: Las alianzas amplias que impulsamos probaron en las elecciones que fueron una estrategia acertada (MCS). El PAN no sólo está en la ruta hacia la Presidencia de la República, sino por fin comprobó que está de vuelta -¿pues adónde se fue?- luego de dos años de debacle, marcados por continuas derrotas electorales y crisis internas (CN). Si los triunfos comiciales, así sean pírricos y engañosos, abren al Presidente de Acción Nacional a la autocrítica, sean bienvenidos -digo yo-. Rotundo éxito e incuestionable victoria fueron las palabras de un Jesús Ortega, feliz por el triunfo de las alianzas en tres estados pero, sobre todo, por haber librado su cabeza de la guillotina afilada por el lopezobradorismo.

De los tres mencionados, el más articulado, en mi opinión, es Camacho Solís, el más pragmático es también el más mesurado en el triunfo: El balance ha sido positivo para las alianzas, pero éste no es el momento de echar las campanas al vuelo. El PAN tiene que hacer su propio balance. En las izquierdas está por delante consolidar su unidad y relanzar su proyecto .

Mientras Camacho aprovecha la coyuntura electoral para hacer un llamado al diálogo nacional, César Nava y Jesús Ortega, eufóricos por el triunfo coalicionista, pasan por alto las derrotas de sus respectivos partidos en Aguascalientes y Zacatecas. Para ambos dirigentes, los que perdieron fueron Amalia García en Zacatecas, donde ganó el experredista Alonso Reyes, y Luis Armando Reynoso Femat en Aguascalientes, donde triunfó el hidrocaliforniano Carlos Lozano de la Torre. (En el recuento de pérdidas panistas, Tlaxcala no cuenta, jamás fue de Acción Nacional, Tlaxcala era de Beatriz y ahora es priísta, lo cual es lo mismo aunque no sea igual).

Y ya que mencionamos a la presidenta del tricolor, Beatriz Paredes, luego de saber los resultados electorales -perdió tres y recuperó tres gubernaturas- se ufanó: La jornada dominical ratificó al PRI como la primera fuerza político electoral. El triunfo es contundente . Y Beatriz tiene razón, con todo y las tres abolladuras el carro sigue completo. ¿A santo de qué, por arte de qué, puede pensarse que Gabino Cué, Rafael Moreno Valle y Mario López Valdez van a gobernar los estados donde ganaron con la ideología campechana de derecha e izquierda , que pregonan los partidos que los llevaron al poder, si los tres son priístas por educación, usos y costumbres? Y lo mismo puede decirse de Rosas Aispuro en Durango. Y no digamos de Yunes Linares que dejó el PRI -pero no olvidó sus mañas- por recomendaciones de su madrina la maestra Elba Esther.

¿El triunfo de las alianzas va a cambiar la forma caciquil de gobernar? Con el deseo vehemente de equivocarme, lo dudo.

En lo único que a mi parecer -y no es poca cosa- hace significativa la victoria de las coaliciones en el denominado superdomingo es la amenaza latente de que se repita la fórmula el próximo año en el Estado de México -aunque se hayan firmado convenios que comprometen lo contrario-, lo cual, desde ahora, le quita el sueño y le baja el copete a Enrique Peña Nieto. Si llegara a repetirse en la entidad mexiquense el mismo caso que se presentó en Oaxaca o Puebla, los promotores de las pragmáticas alianzas se convertirían en tontos útiles de un político tricolor que en este momento está muy debajo de Peña en las encuestas, pero que tras la derrota electoral de éste pudiera surgir desde los sótanos del poder para ser el abanderado de PRI en el 2012. Les digo de quién se trata o ya lo adivinaron.

Conferencia telefónica simultánea

Góber Precioso.- ¿Bueno?

Voz femenina.- Lo comunico con don Fidel y don Ulises.

Góber Precioso.- Pásemelos y si tiene una hermana menor de 18 años, también.

Góber Fogoso.- Quihubo, cabrones, ¿qué les pasó?

Góber Odioso.- Recursos federales matan a estatales

Gober Fogoso.- A mí se me hace que se reapendejaron

Góber Precioso.- No pude con esa pinche vieja

Góber Fogoso.- ¿Qué tiene que ver Lidya Cacho con que hayas perdido la elección?

Góber Precioso.- No me refiero a Lydia, sino a la maestra Elba Esther que apoyó a Moreno Valle, hija de su (inaudible).

Góber Fogoso.- Hubieras hecho lo que hizo el Góber Osorio en Hidalgo con la pinche Xóchitl. Le pegó hasta por debajo de la lengua para que se quite lo mal hablada a la hija de la (inaudible), le cateo su casa de campaña, le quitó su base de datos para amenazar a sus simpatizantes, la desprestigio con periódicos apócrifos, Miguel Ángel te desplazó como héroe de esta película, papá.

Góber Odioso.- A ti no te fue tan bien que digamos, ya oí las declaraciones de Yunes.

Góber Fogoso.- A mí me la pellizca y piquete que no me guste lo devuelvo.

Estoy en plenitud del pinche poder aunque los demonios de Edén anden sueltos. ¿Por qué no usaron los encapuchados que les recomendé?

Góber Precioso.- Pues es que desde que me balconearon con lo de mi noviecita Jessica, mi esposa no me deja salir de la casa y menos los domingos.

Góber Odioso.- ¿Qué tal si pedimos el conteo de votos?

Góber Fogoso.- Más que pedir el conteo hay que hacerla de pedo para que no haya pedo.