Antes que nada, una fe de erratas. El martes usé en mi columna el verbo infringir que significa quebrantar leyes u órdenes, en lugar de infligir que el diccionario define como causar daño o imponer un castigo. Gracias al lector Víctor Manuel López que me hizo ver mi error.

Efeméride

En un día como hoy —soleado por la mañana con un probable chubasco por la tarde; 21º de temperatura máxima y mínima de 13º— pero de hace 525 años, una expedición capitaneada por Cristóbal Colón, llegó a una isla a la que sus habitantes llamaban Guanahani y que el almirante rebautizó como San Salvador —al parecer se trataba de una de las Islas Bahamas, donde el genovés vislumbró la posibilidad de, posteriormente, fundar bancos con una benévola laxitud fiscal para que los ricos del nuevo y del viejo mundo depositaran su dinero sobre todo el procedente de la corrupción que ya, entonces, existía—. Días después, Colón prosiguió su marcha y arribó a la isla de Cuba que fue bautizada con el nombre de Juana. Posteriormente atracó —en las tres primeras acepciones de la palabra— en la Española (hoy República Dominicana y Haití).

En rigor, Colón no descubrió nada puesto que en el territorio que después se llamó América existían habitantes desde 14,000 años antes —¡qué bien conservados estaban!— que fueron los verdaderos descubridores. Además, existe la teoría de una probable visita de los vikingos en el siglo X que se regresaron a su lugar de origen porque, al parecer, les cayó de peso la comida. (A esta acción se le conoció como la Venganza preMoctezuma).

Por lo aquí narrado al 12 de octubre se celebra lo que algunos denominan el Día de la Hispanidad; otros el Encuentro de dos Mundos y, en nuestro país, hasta hace poco tiempo, el Día de la Raza; fecha que festejábamos y era día feriado hasta que alguien, con sentido común, advirtió que no había nada que festejar.

En realidad el 12 de octubre de 1492 comenzó el proceso histórico conocido como la Conquista de América que los europeos hicieron y que los naturales del territorio conquistado sufrieron y resistieron de forma tal que el encuentro entre ambas culturas produjo una civilización con su propia cultura.

Citaré un párrafo del libro Conquista y destrucción de las Indias (1492-1573) del sevillano, doctor en historia de América, Esteban Mira Caballos, quien escribió: “Durante demasiado tiempo se ha venido sosteniendo por una gran parte de la historiografía que la conquista de América fue muy beneficiosa tanto para los europeos como para los indios. Para muchos la América Precolombina era un mundo ‘salvaje’, ‘subdesarrollado’ y ‘desaprovechado’. Pero realmente, como ha escrito recientemente Matthew Restall, ‘las culturas indígenas no eran ni bárbaras ni idílicas, sino tan civilizadas e imperfectas como las culturas europeas de la época’. La verdad es que la Conquista, como se entendió en el siglo XVI, fue tan provechosa para Europa como cruel, destructiva y asoladora para el mundo indígena. Decía Lichtenberg con mucha razón, que ‘el día que el indio descubrió a Colón, fue un mal día para el indio’”.

(Considero necesario hacer un paréntesis para enfatizar que el nombre de nuestro continente: América, nuestros vecinos del Norte, los gringos, se lo han apropiado injustamente debido a la supremacía de origen divino que creen poseer. “Make America great again” —Haz América grande otra vez— fue el lema del loquito que hoy vive en la Casa Blanca. Y lo peor es que algunos de nuestros exmandatarios, recuerdo bien a Fox y a Calderón, utilizaron y utilizan el gentilicio americanos para denominar a los estadounidenses, gringos, gabachos y, cuando mucho, norteamericanos).

Vuelvo al tema. Entre los antecedentes del descubrimiento de nuestro continente podemos enlistar que a finales del siglo XV Europa llegaba al final de la Edad Media, principiaba el gran movimiento humanístico llamado el Renacimiento. La navegación adquirió un nuevo desarrollo. Con la invención de la brújula y el astrolabio, los navegantes se animaron a alejarse del ámbito cerrado del Mar Mediterráneo. Pero la principal causa del descubrimiento de América fue que Cristóbal Colón era soltero.

De haber sido casado el almirante, habría escuchado de su esposa el siguiente sermón: ¿Qué se te ha metido en la cabeza que a la fuerza quieres ir a ese viaje? ¿Por qué no mandan a otro? ¿Y por qué no puedo ir yo si tú eres el jefe? No conoces a mi familia y vas a descubrir un mundo nuevo. A mí eso de las Indias me huele a que se van a ir de putas. Ya no sabes ni qué inventar para estar fuera de casa. ¿Qué, la Reina Isabel va a vender sus joyas para que viajes? Tú tienes algo que ver con esa zorra. No permitiré que vayas a ningún lado. No va a pasar nada si la tierra sigue siendo plana. Así que ni te vistas porque ¡no vas!

Secreto de Estado

Me informan fuentes secretas instaladas en lo más alto del poder, que a consecuencia del reciente sismo la biblioteca del presidente Peña Nieto en Los Pinos fue colapsada. Los tres libros que la constituían quedaron destrozados. Lo más trágico del incidente es que todavía tenía dos sin colorear.

Manuel Ajenjo

Escritor y guionista de televisión

El Privilegio de Opinar

Guionista de televisión mexicano. Conocido por haber hecho los libretos de programas como Ensalada de Locos, La carabina de Ambrosio, La Güereja y algo más, El privilegio de mandar, entre otros.