El mercado bursátil se convirtió en una fuente alternativa de financiamiento para las sociedades financieras de objeto múltiple (sofomes), pues con ello flexibilizan y diversifican sus recursos, refiere Fitch Ratings.

“Esto es relevante para el perfil crediticio de este tipo de entidades, considerando su dependencia típicamente en el fondeo mayorista”, mencionó la calificadora.

Las emisiones realizadas por las sofomes corresponden a deuda quirografaria, y por tanto, no presentan garantía alguna.

En el 2015 y el 2016 se colocaron 325,000 millones de pesos, incluyendo deuda de corto y largo plazo, lo cual equivale a 30% del monto total de financiamiento en el Mercado de Valores, según la BMV.

“Las sofomes han hecho bien la tarea. Tener un buen gobierno corporativo, estar dispuesto a que tu compañía sea llevada al ámbito regulatorio, porque tienes que cumplir con los requerimientos de divulgación regulada, eso requiere de trabajo y buen desempeño”, expresó Javier Nájera, socio director de Execution Finance (ExeFin).

José Juan Vázquez, director de operaciones de Financiera Bepensa, empresa dedicada a otorgar créditos automotrices, maquinaria, entre otros; dijo que, al emitir deuda en la BMV, encontraron una fuente alternativa e ilimitada de recursos.

La intermediaria ha realizado dos colocaciones de deuda nacional a corto plazo. La primera por 600 millones a 168 días con vencimiento en noviembre de este año y la segunda por 400 millones de pesos a 196 días con vencimiento a febrero del 2018 a una tasa TIIE + 75 puntos base.

La sofom se encuentra próxima a emitir deuda a largo plazo, para dicha emisión, las calificadoras HR y Fitch Ratings les otorgaron la calificación de “AA-”, lo cual indica un bajo riesgo de incumplimiento con relación a emisores y obligaciones.

El directivo destacó que con ese esquema de emisión de bonos quirografarios, se ahorran la intermediación y el costo financiero de tener que acudir a los bancos. “Lo único que hacemos es ir al origen de los recursos,al igual que lo hace una institución bancaria, aprovechando las fortalezas de la calificación y cumplimiento normativo”.

En dólares

Además de hacer emisiones en el mercado nacional, Financiera Independencia, que se enfoca en préstamos personales; Unifin Financiera, compañía de arrendamiento independiente y Crédito Real, enfocada en préstamos con descuentos sobre nómina, realizaron colocaciones en dólares.

Las más recientes son de Financiera Independencia y Unifin, que emitieron bonos sin garantía sénior en mercados internacionales por 250 millones de dólares en julio y 450 millones en mayo, respectivamente. Crédito Real colocó 625 millones de dólares en julio del 2016.

Sin embargo, la primera emisión de una sofom en el mercado internacional de deuda fue en el 2010 por parte de Crédito Real, colocando 210 millones de dólares.

Hay apetito por el papel

Estas tres empresas muestran “una señal de que existe cierto apetito de los inversionistas extranjeros para buscar entidades de esta naturaleza que tengan cierto liderazgo, especialización y desempeño”, explicó Mónica Ibarra, directora financiera de Fitch Ratings.

La importancia considerada por estas instituciones de pertenecer al mercado internacional les ha permitido enfrentarse a los diversos riesgos que tienen tanto las monedas como los mercados, además de presentar una posición más saludable por la diversificación.

Para el directivo de ExeFin, esto puede generar apetito por ver otras sofomes que no estén tan desarrolladas en este sector y ver si los inversionistas pueden tener mejores retornos respecto a cualquier emisión.

Especialmente en las colocaciones de deuda quirografaria internacional, el riesgo está implícito en su calificación de emisión, pues no tienen grado de inversión. De ahí que proporcionen tasas fijas de hasta 8% o la posibilidad de fijar sus tasas de interés para disminuir el riesgo de fluctuación para el mercado internacional o hasta TIIE de 28+190 puntos base para el nacional.

Dentro de los beneficios obtenidos por las sofomes al diversificar su fondeo es que presentan una tasa igual de competitiva como una institución bancaria, llegan a personas y lugares que no están dentro del perfil de un bancario.

En el 2016 se realizaron 892 emisiones de deuda contra 23 realizadas en el mercado accionario (incluye Fibras, CDK, acciones, Fideicomisos Hipotecarios, entre otras).

En la Bolsa operan 23 sofomes que colocaron deuda por más de 50,000 millones de pesos. Entre las emisoras están Financiera Bepensa, Sofo Plus, Exitus Credit, Alpha Credit, entre otras.

El financiamiento generado, en lo que va del año, asciende a más de 65,000 millones de pesos, de los cuales 56,000 millones de corto plazo y 9,000 millones de largo plazo.