El desplome sufrido el pasado 27 de julio por Gamesa pilló por sorpresa a inversionistas, firmas de inversión e incluso a los bajistas. La publicación de los primeros resultados del nuevo grupo resultante de la integración de Gamesa y de la división eólica de Siemens borró de golpe el optimismo previo y hundió, en una sola jornada, un 17.3% las acciones de la compañía.

La caída de los ingresos y la paralización del mercado eólico en India pusieron en guardia a inversionistas y analistas.

Desde entonces el fabricante de aerogeneradores no ha logrado poner freno a su continuo goteo bajista. El golpe borra parte de la euforia que había reflejado la cotización de Gamesa antes de completar la fusión con el negocio eólico de Siemens. En el conjunto de 2016 la compañía se revalorizó un 21.8%, y en 2015 se convirtió en el valor estrella del Ibex, al dispararse más de un 100 por ciento.

El resultado de la espiral bajista que encadena en el último mes y medio es la pérdida de un tercio de su valor bursátil. El 26 de junio, justo antes de publicar los resultados, cerró en 17.54 euros por acción. Acumulaba entonces una subida en el año próxima a los dobles dígitos, del 9%, y su capitalización alcanzaba los 11,951 millones de euros.

Apenas un mes y medio después sus acciones se desinflan hasta las inmediaciones de los 11 euros por acción, y su valor en Bolsa baja claramente de los 8,000 millones de euros. El desplome, superior al 33% desde el 26 de julio, ha reducido su capitalización en más de 4,000 millones de euros, y ha convertido a Siemens Gamesa en el peor valor del Ibex en lo que va de año, seguido de cerca por Técnicas Reunidas.

El golpe otorgado a la empresa de aerogeneradores ha despertado el interés de los inversionistas bajistas. El pasado 26 de julio, antes de los resultados, las posiciones cortas apenas representaban un 0.29% del capital. Los últimos registros disponibles en la CNMV, con fecha 1 de septiembre, elevaban este porcentaje al 0.82 por ciento.

Las firmas de inversión han ajustado a la baja sus valoraciones, aunque a un ritmo inferior al de las caídas sufridas en Bolsa por Siemens Gamesa. El consenso de los analistas recopilado por Reuters situaba el precio objetivo medio en 21.82 euros por acción justo antes de publicar sus resultados. La valoración media había alcanzado los 23.3 euros a comienzos del pasado mes de abril.

La oleada de rebajas emitidas sobre el valor han reducido el precio objetivo medio hasta los 18.08 euros por acción, un 22% por debajo de los niveles barajados en abril, y un 17% por debajo de la valoración vigente el 26 de julio. A pesar de la magnitud de estos recortes, el precio objetivo medio representa cerca de un 50% de potencial alcista.

Los últimos informes de las firmas de inversión mantienen la cautela sobre las perspectivas en Bolsa de Siemens Gamesa. El impacto del parón en el mercado eólico de India podría continuar pasando factura en siguientes trimestres, de ahí la importancia que adquieren los próximos resultados que publicará la compañía. El examen tendrá lugar dentro de un mes y medio, el 6 de noviembre.

estrategias@eleconomista.mx