Santander cerró la venta, al fondo de inversión estadounidense Apollo, de su plataforma Altamira, encargada de la recuperación de créditos morosos en España y de la comercialización de los inmuebles conseguidos con esta actividad.

El banco presidido por Emilio Botín se desprende de un 85% del capital de Altamira y mantiene la propiedad del 15% restante. Santander, que cierra así el principio de acuerdo anunciado el pasado noviembre, se desprende de esa participación mayoritaria en su filial por un importe de 664 millones de euros.

El grupo financiero español logra con la operación unas plusvalías netas de 385 millones de euros (550 millones en plusvalías antes de impuestos). Tras la operación, el banco mantendrá en su balance los activos inmobiliarios y la cartera de créditos, y la gestión de dichos activos se llevará como hasta ahora desde la plataforma, pero que ahora será propiedad de Apollo en un 85 por ciento.

El fondo de inversión estadounidense cierra esta operación después de que en septiembre ya comprara Evo Banco a Novagalicia por 60 millones de euros. En marzo del año pasado, Apollo también alcanzó un acuerdo para comprar a Bankia su filial de crédito al consumo Finanmadrid por 1.6 millones.

[email protected]

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica