Durante octubre, los extranjeros disminuyeron sus posiciones tanto en acciones como en bonos del gobierno mexicano, según información del Banco de México (Banxico).

El banco central informó que, en el décimo mes del año, la tenencia de renta variable en manos de extranjeros disminuyó en 191.7 millones de dólares, en tanto que la de valores gubernamentales fue menor en 15,058.39 millones de pesos.

En el caso de la renta variable mexicana, los reportes trimestrales y la incertidumbre tanto local como internacional habrían sido factores que mermaron el apetito de los residentes en el exterior por el mercado local de capitales.

“Estaban a la espera de los resultados corporativos, generalmente cuando es temporada de reportes hay un reacomodo de portafolios, ante la perspectiva de que fueran reportes débiles, toman utilidades y se salen y buscan otros mercados”, explicó James Salazar, subdirector de Análisis Económico de CIBanco.

Este desempeño en octubre es parte de una tendencia decreciente que se ha agudizado desde abril, y responde al estancamiento de los principales datos macroeconómicos de México, explicaron los analistas de Black Wallstreet Capital en una nota para sus clientes.

Desde su perspectiva, esto respalda la visión pesimista que tienen sobre el mercado local.

Otro factor que explica esta salida de flujos es que los inversionistas habrían preferido tomar posiciones en sus mercados de origen, que es, en su mayoría, Estados Unidos, explicó Salazar.

Cabe recordar que, aunque la temporada trimestral de julio a septiembre tuvo un desempeño de normal a positivo en México, en Estados Unidos las emisoras mostraron resultados sobresalientes mayormente, lo que ha llevado a los índices estadounidenses a tocar máximos del año.

“Hemos estado viendo un comportamiento muy volátil en la mayoría de los meses, en términos del impacto que pudieran tener temas tanto internos como externos en los fundamentales de las empresas (mexicanas) (...) la guerra comercial entre Estados Unidos y China, y en el lado interno, los débiles datos te provocan duda sobre la situación de las empresas”, agregó Salazar.

Respecto a los valores gubernamentales mexicanos, hubo ventas por 15,058.39 millones de pesos en el mismo mes, de acuerdo con cifras de Banxico, “completando así cinco meses consecutivos de flujos netos negativos”, según Intercam.

“Es un fenómeno de todas las economías emergentes, si uno ve todo el 2019, el comportamiento es negativo en flujos hacia mercados emergentes en todo tipo de bonos, en específico de los gubernamentales”, dijo el estratega de CIBanco.

Esto sería consecuencia de la incertidumbre en el mercado internacional principalmente, pues a finales de septiembre aumentó el pesimismo sobre la relación EU-China y riesgos de recesión en México, opinó.

Asimismo, la disminución de la tasa de interés del Banco de México, que si bien es alta y el diferencial respecto a la de Estados Unidos también se mantiene elevado, habría afectado en cierta medida.

El banco central mexicano ha hecho dos ajustes este año, por primera vez desde 2014, en su tasa de referencia en 25 puntos base cada uno para ubicarla en un nivel de 7.75 por ciento.

No obstante, de acuerdo con Intercam, “el volumen de ventas es aún muy moderado y la tenencia se mantiene en niveles históricamente altos”.

“En la medida en que las salidas sean de la magnitud observada, sigue siendo una señal de que los extranjeros continúan considerando atractivos los papeles mexicanos y que existe confianza en que se mantendrá el equilibrio macroeconómico, donde el gobierno seguirá privilegiando la disciplina fiscal”, detalló Intercam en un reporte.

Alejandra Marcos, directora de análisis de Intercam, señaló en la nota que aunque el ritmo de las ventas de instrumentos de deuda del gobierno se aceleró ligeramente en el mes, está lejos de los ritmos de salida observados entre junio y agosto. En lo que va del 2019, se registran flujos netos negativos por 58,941.09 millones de pesos, agregó.

[email protected]