El Banco Central ruso gastó la semana pasada 4,500 millones de dólares para sostener en el mercado de cambio al rublo, muy afectado por la caída del precio del petróleo.

La moneda rusa perdió cerca de un cuarto de su valor en noviembre, haciendo temer un movimiento de pánico de los ahorristas, y el hundimiento prosigue en diciembre lastrado por la caída de los precios de petróleo y la crisis ucraniana.

El martes, el precio del barril de oro negro registraba su nivel más bajo en cinco años, y el rublo caía acercándose al récord marcado la semana pasada: hacia las 8:15 GMT se pagaban 54.25 rublos por dólar y 66.98 por euro.

Según los datos publicados el martes por el Banco de Rusia, la institución gastó unos 700 millones de dólares el lunes, 1,900 millones el miércoles y otro tanto el viernes de la semana pasada para sostener al rublo.

erp