Los inversionistas extranjeros continúan exigiendo un mayor premio para invertir en el mercado mexicano.

A principios del mes pasado, el riesgo país de México se encontraba en 198 puntos, actualmente se ubica en 214 puntos, lo que implica un avance de 16 puntos.

El nivel alcanzado es el más alto en lo que va de este año. Dicha cifra no se vía desde mediados de febrero del 2017 y, previo a la toma de posesión de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, el 20 de enero del 2017, se ubicó en 245 puntos.

Los analistas financieros atribuyeron este aumento del riesgo país de México al nerviosismo de los inversionistas foráneos, el cual se explica por la incertidumbre que existe sobre la ratificación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y las elecciones presidenciales del 1 de julio.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) informó que el riesgo país de México, medido a través del Índice de Bonos de Mercados Emergentes de JPMorgan, se situó el viernes pasado 26 puntos base por arriba del dato observado al cierre del 2017.

Hay peores

En su Informe Semanal, la SHCP afirmó que, durante la semana pasada, el riesgo país de Argentina se elevó 52 unidades, mientras que el de Brasil aumentó 38 puntos, para ubicarse el 1 de junio pasado en 515 y 309 puntos base, respectivamente. El riesgo país de México cerró el 2017 en 188 puntos base, es decir, 44 puntos menos al del año previo y su mínimo histórico es de 71 puntos, registrado el 1 de junio del 2007, mientras su cotización máxima es de 624 puntos base, registrado el 24 de octubre del 2008.

El analista económico sénior de CIBanco James Salazar destacó que el riesgo país de México previsiblemente tendería a subir en los próximos días, con la perspectiva de alcanzar 230 puntos, debido al nerviosismo que existiría entre los inversionistas extranjeros por la posible victoria del candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, en las elecciones presidenciales del próximo 1 de julio.

ricardo.zamudio@eleconomista.mx