Samsung Electronics, con sede en Corea del Sur, ha sido víctima de sus propios errores.

Los problemas de su teléfono inteligente Samsung Galaxy Note 7, del cual se ha visto obligado a retirar más de 2.5 millones de unidades, han contribuido a que su competencia más cercana, Apple, se haya visto beneficiada.

Las acciones de la firma de la manzana han tenido un repunte desde el 9 de septiembre de 11.43 por ciento.

Desde el 19 de agosto fue puesto en venta el Galaxy Note 7 y comenzaron a aparecer reportes de sobrecalentamiento de la batería. Lo anterior llevó a los papeles de Samsung a perder 9% al cierre del 13 de septiembre, en el índice Kospi.

El gigante tecnológico Samsung Electronics Co Ltd informó el domingo que vendió acciones de cuatro compañías, incluidas ASML Holding NV y Seagate Technology Plc, para liberar dinero y realizar inversiones adicionales en su negocio principal.

Samsung indicó en un comunicado que vendió cerca de la mitad de sus acciones en ASML y el total de 4.2% de papeles que poseía de Seagate. La compañía también liquidó su 0.7% de participación en Sharp Corp y su 4.5% en Rambus Inc.

Una portavoz de Samsung refirióa Reuters que los ingresos totales de las ventas superaron el billón de wones (888.85 millones de dólares), pero declinó entregar más detalles, incluida la fecha de las transacciones.

Una hoja de condiciones vista por Reuters el 8 de septiembre mostró que Samsung estaba vendiendo cerca de la mitad de sus acciones en ASML por 606 millones de euros (675.99 millones de dólares). Las participaciones de la compañía en Rambus, Seagate y Sharp alcanzaban un total combinado de 456.5 millones de dólares, según los precios de cierre de los títulos el viernes.

Samsung Electronics y otras filiales de Samsung Group han estado enajenando las operaciones no estratégicas. No hay impacto en la cooperación de negocios con las compañías relevantes , notificó la firma surcoreana sin entregar más detalles. (Con información de Reuters)

[email protected]