(segunda parte)

Los MIST es la nueva sigla que Goldman Sachs utiliza para referirse a las economías de México, Indonesia, Corea del Sur y Turquía, y representa la segunda línea de países en desarrollo con un potencial de crecimiento importante para el mundo después de los BRIC.

La semana pasada ya hacíamos el análisis de la economía turca y hoy toca el de la economía de Indonesia y Corea del Sur.

Indonesia es el cuarto país más poblado del mundo. Pertenece al grupo económico G-20, donde están los ocho países más industrializados del mundo más Rusia y el grupo del N11 (Next Eleven). Es la economía más importante del sudeste asiático, pues sus tasas de crecimiento del PIB son de 5% anual en promedio en los últimos años.

En Asia sólo es superada por China. En PIB, Indonesia es actualmente la economía número 19 del mundo.

Tiene una fortaleza financiera que hace del mercado de valores indonesio (Sharia) el tercero en importancia después de Tokio y Shanghai. La fortaleza de su moneda le ha permitido apreciarse en 7. 9% en el último año con respecto al dólar de Estados Unidos.

La fortaleza económica de Indonesia proviene de su sector primario. Al ser un exportador de materias primas, su economía depende en más de 80% de la producción agropecuaria. Mientras las economías industrializadas y China sigan demandando commodities, Indonesia seguirá creciendo.

Uno de las más grandes ventajas para Indonesia es su localización geográfica, pues pertenece a la zona donde pasa 40% del comercio mundial. Está justo en medio de las rutas comerciales de India, China, Japón y Oceanía y entre Malasia, Singapur e Indonesia se dividen los beneficios de semejantes mercados.

La religión musulmana que profesan los convierte en el país más poblado del mundo con esas creencias religiosas.

Esto representa un obstáculo para las economías occidentales que jamás podrán ver a Indonesia como un socio comercial y estratégico. Su falta de claridad en las elecciones de su gobierno lo convierten también en una economía con un bajo nivel de democracia.

Estos dos argumentos impiden ver a Indonesia como una potencia del nivel de India o China, pero está en la pelea económica en el mundo.

De acuerdo con los análisis de HSBC,­ para el 2050 Indonesia será la economía 16 del mundo. Su fortaleza seguirá siendo el sector exportador. Su debilidad (y fortaleza al mismo tiempo) será su población musulmana y su capacidad productiva.

Continuaremos la próxima entrega con Corea del Sur y México.

*El dr. Eduardo Carbajal es director de la Escuela de Negocios y Humanidades del Tecnológico de Monterrey, campus Toluca. [email protected]