El petróleo bajó levemente el lunes luego que el mercado saludó la voluntad saudí de reducir su producción para luego decepcionarse cuando el presidente de Estados Unidos se mostró hostil a esa idea.

El barril de Brent del mar del Norte para entrega en enero cerró a 70,12 dólares en Londres tras perder 6 centavos respecto al viernes.

En Nueva York el barril de "light sweet crude" (WTI) para diciembre perdió 26 centavos y cerró en 59,93 dólares; su menor precio desde febrero.

Arabia Saudita anunció el lunes que considera indispensable reducir la producción mundial en un millón de barriles por día para equilibrar el mercado. Este anuncio tuvo lugar en un momento en que la bajada del precio del oro negro ha hecho temer el desplome de las cotizaciones, como sucedió en 2014.

El gobierno saudí dijo que quiere reducir desde diciembre en 500.000 barriles por día sus exportaciones.

"Los saudíes pueden actuar y lo harán", dijo Bjarne Schieldrop analista de la firma SEB.

Ese plan de Riad hizo subir los precios el lunes pero luego tomaron el rumbo inverso cuando Trump se opuso a la idea de reducir la oferta.

"Espero que Arabia Saudí y la Opep no reduzcan su producción. Basados en la oferta, los precios deberían ser mucho menores", tuiteó Trump.