París.- PSA Peugeot Citroen, la mayor automotriz de Francia, pronosticó un segundo trimestre difícil porque una débil demanda siguió afectando a su mercado doméstico y al el sur de Europa, lo que provocó una caída de un 7% de sus ventas del primer trimestre.

Las ventas cayeron a 14,300 millones de euros (18,900 millones de dólares), frente a los 13,900 millones de euros pronosticados en un sondeo de Thomson Reuters. Las ventas en su división automotriz cayeron un 14% a 9,720 millones de euros.

"El ambiente competitivo se mantuvo difícil durante el trimestre, con una presión en los precios similar a la del último trimestre del 2011. Los mercados en el sur de Europa empeoraron considerablemente", dijo PSA.

"Este ambiente debería mantenerse durante la primera mitad del año", agregó.

Peugeot está intentando reducir su dependencia de Europa mediante un impulso en China y una alianza con la estadounidense General Motors, con la que eventualmente reducirá 2,000 millones de dólares en costos anuales.

Todas las grandes automotrices europeas, excepto Volkswagen, perdieron dinero en Europa el año pasado.

Peugeot reiteró el miércoles que esperaba que el mercado automotor se contraiga un 5% en Europa este año y un 10% en Francia, pero no entregó una guía de ganancias para el 2012.

"Las ventas de PSA no son peores a las esperadas, pero sigue habiendo mucha incertidumbre", dijo Kristina Church, analista de Barclays Capital.

"Dijeron que la cifra del flujo de efectivo libre va a ser mala, pero la pregunta es cuán mala", añadió.

Las acciones de Peugeot, que tendrá su reunión anual de accionistas el miércoles, subían un 3.6% a 9.25 euros.

RDS