Los precios del petróleo extendían este lunes sus ganancias previas al fin de semana para alcanzar máximos de varios años, impulsados por una oferta global ajustada y el fortalecimiento de la demanda de combustible en Estados Unidos y otros países a medida que las economías se recuperan de las crisis provocadas por la pandemia.

Los futuros del crudo Brent ganaban 81 centavos, o un 1%, hasta los 86.34 dólares por barril, luego de que el viernes subieron un 1.1 por ciento. Más temprano el lunes, tocaron los 86.43 dólares, su mayor precio desde octubre de 2018.

Los futuros del petróleo West Texas Intermediate (WTI) de Estados Unidos sumaban 86 centavos, o un 1%, hasta los 84.62 dólares por barril luego de que avanzaron un 1.5% el viernes. Tocaron su cota más alta desde octubre de 2014 hasta los 84.76 dólares más temprano este lunes.

Ambos referenciales cerraron la semana pasada con leves alzas, a pesar de los crecientes casos de coronavirus en Reino Unido y Europa del Este, lo que apunta a un invierno boreal potencialmente difícil.

Parece que muchos aún anticipan continuas reducciones de los inventarios mundiales en los próximos meses y solo una mella en el crecimiento de la demanda podría cambiar el sentimiento subyacente", dijo Tamas Varga, analista de petróleo de la corredora londinense PVM Oil Associates.

Goldman Sachs dijo que un fuerte repunte en la demanda mundial de petróleo podría empujar los precios del crudo Brent por encima de su pronóstico para fin de año de 90 dólares el barril. El banco estimó que el cambio de gas a petróleo podría contribuir con al menos 1 millón de barriles por día (bpd) a la demanda de petróleo.

Después de más de un año de una demanda de combustible reducida, el consumo de gasolina y destilados vuelve a estar en línea con los promedios de cinco años en Estados Unidos, el mayor consumidor de combustibles del mundo.

En tanto, las empresas energéticas estadounidenses redujeron la semana pasada el número de plataformas de petróleo y gas natural activas por primera vez en siete semanas, a pesar de que los precios del petróleo subieron, dijo el viernes la empresa de servicios del sector energético Baker Hughes.

Los precios del petróleo también se han visto reforzados por las preocupaciones sobre la escasez de carbón y gas en China, India y Europa, lo que impulsó el cambio de combustible a diesel y combustóleo para obtener energía.