Los precios del petróleo cayeron el lunes por un aumento de los suministros de Arabia Saudita y Rusia, mientras el crecimiento económico se desaceleraba en Asia en medio de una disputa comercial con Estados Unidos.

Una serie de anuncios de Estados Unidos durante el fin de semana inquietaron a los mercados. El referente global Brent cayó 2.4% durante la sesión, cambiando de dirección respecto de la semana pasada cuando ganó más de 5 por ciento.

El crudo referencial Brent perdió finalmente 1.93 dólares por barril a 77.30 dólares.

El crudo liviano de Estados Unidos perdió 21 centavos a 73.94 dólares.

La prima del crudo estadounidense para el mes siguiente en comparación con el contrato a dos meses se amplió a 2.38 dólares por barril, el mayor margen desde el 20 de agosto del 2014 y una señal de que el mercado espera una escasez de oferta mayor en el corto plazo.

El presidente estadounidense, Donald Trump, escribió en Twitter el sábado que el rey de Arabia Saudita, Salman bin Abdulaziz Al Saud, había acordado bombear más petróleo, “tal vez hasta 2 millones de barriles”. La Casa Blanca luego dio marcha atrás con los comentarios.

La producción en Estados Unidos ha subido 30% en los últimos dos años, a 10.9 millones de bpd, lo que significa que los tres mayores productores del mundo ahora bombean casi 11 millones de bpd cada uno, que cubre un tercio de la demanda global de petróleo.

También pesaban en la demanda petrolera las disputas comerciales entre Estados Unidos y otras grandes economías como China, la Unión Europea, India y Canadá.

En la jornada de este lunes, el petróleo mexicano de exportación registró una ganancia de 48 centavos, con relación a la sesión del viernes pasado, para cotizar en 69.20 dólares por barril, informó Petróleos Mexicanos.

De acuerdo con Banco Base, el petróleo finalizó la primera sesión de la semana con pérdidas, ante el incremento en la producción de crudo a nivel global y la expectativa de que ésta siga aumentando.

Gasolina, al alza

El precio de la gasolina en Estados Unidos registra un incremento de 16.99%, equivalente a un aumento de 31 centavos en lo que va del 2018, al pasar de 1.7992 a 2.1048 dólares el galón.

Sin embargo, el 22 de mayo el combustible alcanzó su nivel más alto del año, a registrar un precio de 2.2702 dólares por galón, con respecto a las cotizaciones del cierre del año pasado, implicó un repunte de 26.18%, un aumento de 47 centavos.

El crecimiento del valor de la gasolina se explica básicamente por el repunte del precio internacional del petróleo, del cual, en este año, el West Texas Intermediate registra un incremento de 22%, esto es un avance de 13.52 dólares, para ubicarse en 73.94 dólares por barril.

valores@eleconomista.com.mx