La divisa mexicana se apreció el lunes un marginal 0.11%, según el precio final del Banco de México, en una jornada de bajo volumen y pocos participantes debido a un feriado en Estados Unidos.

A su nivel referencial a 48 horas, el peso avanzó 1.5 centavo, a 13.0900/13.0950 por dólar.

La moneda osciló entre 13.0700 y 13.1200 pesos por dólar.

El lunes, los mercados financieros de Estados Unidos estuvieron cerrados por el feriado del Día de la Independencia.

"Hoy no es un día muy normal (...) puede ser que mañana (martes) muchos salgan a deshacer las coberturas que hicieron por el fin de semana y creo que podemos ver a la moneda recuperándose", dijo un estratega de moneda que pidió no ser identificado.

El peso mexicano marcó cinco sesiones sucesivas de pérdidas que se aceleraron el viernes ante la mayor demanda de dólares antes del inicio del fin de semana largo en Estados Unidos.

Antes de su apertura oficial, la moneda se depreció hasta 0.72%, a 13.1795 por billete verde, su peor nivel desde el 25 de mayo.

En las últimas dos semanas, la moneda mexicana se ha debilitado más de 4% frente al dólar, golpeada por los crecientes signos de desaceleración en la recuperación económica de Estados Unidos, el mayor socio comercial de México.

La posibilidad de una recaída de la demanda en la mayor economía del mundo afecta seriamente a México, que le envía más de 80% de sus exportaciones.

En su valor 24 horas, el peso mexicano se apreció 1.65 centavos a 13.0880/13.0900 por dólar, mientras que el mercado de operaciones mismo día permaneció cerrado por el feriado de Estados Unidos.

En ventanillas de bancos y casas de cambio, el peso operó en 12.85 por dólar a la compra y 13.25 por dólar a la venta.