La moneda mexicana ha tenido un mejor desempeño en lo que va de octubre, pues desde el 28 de septiembre a la fecha gana 5.87% frente al dólar o 1.4 pesos, según datos del Banco de México.

En casi tres semanas la divisa mexicana se ha apreciado desde 22.512 pesos por dólar, hasta su cierre de ayer 19 de octubre, a 21.103 pesos por billete verde, por mayor apetito por riesgo y más recientemente por expectativas de un paquete de estímulos fiscales en Estados Unidos.

De acuerdo con Leonarda Armas y David Rosenbaum, analistas de Invex, se habían dado flujos positivos en semanas previas que ayudaron a consolidar una apreciación del peso, movimiento a su favor que se ha agotado.

“Sin embargo, se mantiene un diferencial de tasas de interés atractivo y con flujos de remesas y acumulación de reservas y con datos favorables de comercio exterior; lo cual le da cierta solidez a la moneda nacional”, expresaron.

En lo que va del año el Banco de México ha bajado la tasa de referencia en 300 puntos base, de 7.25% a 4.25%, aunque sigue siendo mayor respecto a tasas de países desarrollados, como Estados Unidos y otros países de la Unión Europea, con tasas cercanas a cero o negativas. Una tasa alta implica un mayor rendimiento en los instrumentos de renta fija, que incentiva a los inversionistas a comprar posiciones en moneda local, y el peso se aprecia.

Los expertos consideran que el tipo de cambio podría sufrir volatilidad y favorecer al dólar, esto conforme se acercan las elecciones en los Estados Unidos y quizá el nerviosismo de los inversionistas se incremente por el resultado del proceso electoral.

De acuerdo con un reporte de Banorte, hubo cierta debilidad en el dólar en las primeras dos semanas de octubre, lo que también contribuyó en el movimiento del peso en dicho periodo, que en los últimos días se ha debilitado contra el billete verde.

Según Gabriela Siller, directora de análisis de Banco Base, a inicios de octubre el peso se benefició de mayor apetito por riesgo ante la mejoría en el estado de salud de Donald Trump tras ser diagnosticado con Covid-19, y la especulación de mayores estímulos fiscales, así como la expectativa de que el Banco de México ponga fin a su ciclo de recortes a la tasa de interés, esto tras darse a conocer la minuta de la última reunión de política monetaria.

En la última semana, el peso se habría estancado, desacelerándose respecto a la fuerte recuperación de las dos semanas previas, de acuerdo con Banorte, “se observó mayor compresión en la volatilidad implícita en las opciones para plazos cortos reflejando, el efecto positivo para los activos de riesgo ante menor estrés en la percepción de conflictos postelectorales sustanciales, al juzgar por la ventaja significativa y firme de Biden sobre Trump en sondeos y otros predictores”. No obstante, el peso todavía muestra un fuerte rezago contra el billete verde este año, pues tiene una depreciación de 12.20% respecto a los 18.886 pesos por dólar en que cerró la divisa estadounidense el año pasado.

Aumentan casos de Covid-19

Índice dólar cae 9.14% desde su máximo del año del 20 de marzo

El Dólar ha caído 9.14% desde su máximo del año hasta 93.423 puntos, debilitado frente a una canasta de seis monedas fuertes.

Lo anterior debido al aumento de casos de Covid-19 y a la incertidumbre por las elecciones presidenciales en Estados Unidos el 3 de noviembre.

Después de que el Índice Dólar tocará su punto más alto del año, en 102.817 puntos el 20 de marzo, la fortaleza del billete verde ha caído. Los inversionistas se están enfocando en las implicaciones que tendrá el resultado de las elecciones presidenciales, así como en la posibilidad de un nuevo paquete de estímulos fiscales.

De acuerdo con analistas de Acciones y Valores, el Índice Dólar ha cedido terreno porque los inversionistas aumentan su apetito por el riesgo, “al incrementar sus expectativas de que Joe Biden gane la presidencia de Estados Unidos y ofrezca un estímulo fiscal”.

El Índice Dólar mide el valor del billete verde con relación a una canasta de seis monedas. La ponderación del euro es de  57.6%, la del yen es de 13.6%, la de la libra esterlina es de 11.9%, la del dólar canadiense de 9.1%, la de la corona sueca 4.2% y el franco suizo de 3.6% por ciento.

Pese al debilitamiento del dólar, las monedas emergentes se han depreciado por las afectaciones de la pandemia y las crisis económicas locales. El peso mexicano tiene una depreciación de 12.20% en el 2020, el real brasileño ha caído 39.50%, el peso colombiano 16.97%, la lira turca 32.45%,  el euro 5.12 por ciento.

Las monedas que se han apreciado son el  yuan chino 4.04%, el yen japonés 3.14% y la libra esterlina 2.32 por ciento. (Ariel Méndez)

claudia.tejeda@eleconomista.mx