La moneda argentina mayorista acrecentaba muy lentamente su ritmo de debilidad este martes, en momentos en que inversionistas y operadores aguardan el levantamiento de restricciones cambiarias que en la práctica significaría una fuerte devaluación del peso.

Agentes financieros coinciden en que se alistan los preparativos para que se modere el llamado "cepo cambiario", mecanismo por el cual el Banco Central compra y vende dólares de acuerdo a la escasa liquidez imperante.

Con el cambio de Gobierno desde el jueves pasado, Mauricio Macri como presidente dijo que esta semana se instrumentarán otras medidas cambiarias, aunque no dio detalles ayer por la tarde durante una presentación ante industriales.

Previamente el mandatario anunció la eliminación de los impuestos a las exportaciones agropecuarias e industriales, una medida que apunta a impulsar la estancada economía, agobiada a su vez por la escasez de inversiones, una elevada inflación y un grave déficit fiscal.

El peso en la plaza interbancaria cedía un 0.23% a 9.805/9.8075 por cada dólar, a las 12:20 hora local (15:20 GMT), con intervención del Banco Central.

La depreciación de la moneda casi se duplicaba ante el ritmo promedio inferior al 0.1% diario de las últimas semanas.

A su vez, el peso en la plaza marginal ganaba un 1.03% a 14.49/14.54 unidades con reducidos negocios. La brecha frente a la cotización oficial era del 48.3 por ciento.

El índice Merval de la Bolsa de Buenos Aires permanecía con una ligera mejora de 0.13% a 12,353.48 unidades, sostenida por la alzas en la petrolera YPF .

La empresa estatal de Argentina YPF anunció el martes una nueva inversión en conjunto de 500 millones de dólares con la petroquímica Dow para el 2016, un monto destinado a la explotación de hidrocarburos no convencionales en la formación Vaca Muerta.

Los bonos soberanos extrabursátiles operaban con una lateral mejora promedio del 0.1%, frente a un riesgo país medido por el banco JP.Morgan que cedía cuatro unidades a 496 puntos básicos.

[email protected] mx