Analistas consideran que la coyuntura actual continuará favoreciendo la tendencia alcista que se mantiene en los metales preciosos, en especial el oro y la plata, que han roto máximos varias veces este año.

El oro acumula una ganancia de 27.15% a 1,928.91 dólares por onza, después de superar los 2,000 dólares por onza.

Ana Azuara, analista de Materias Primas de Banco Base, dijo que hay razones para pensar que el oro supere este nivel en el cuarto trimestre del año a un precio de hasta 2,100 dólares por onza.

Para la plata, que gana 51.86% en el año a 27.0450 dólares por onza, estimó que toque un máximo de 35 dólares por onza, aunque podría estar en un rango cercano a los 32 dólares por onza entre octubre y diciembre del 2020.

La posibilidad de que esta nueva ola de infecciones aumente y limite la recuperación del crecimiento económico mundial, la relación política y comercial entre Estados Unidos y China, la cual podría empeorar y poner en peligro la relación comercial, son algunos de los factores que sustentan estas previsiones, según Azuara.

El oro se ha favorecido este año debido a políticas monetarias laxas de los bancos centrales, así como por la búsqueda de refugio ante el shock económico y sanitario causado por la pandemia de Covid-19.

“El rally que traen el oro y la plata obedece en parte a que los metales preciosos suelen ser depósitos de valor y a medida que la Fed sigue inyectando recursos, los metales conservan su valor, la expectativa del mercado es que no iban a haber más estímulos económicos”, dijo Amin Vera, director de Análisis Económico de Black Wallstreet Capital.

El especialista comentó que el discurso que dio Jerome Powell, presidente de la Fed, el jueves, implica un cambio histórico porque significa que están dispuestos a tolerar inflación con tal de seguir inyectando liquidez a la economía.

“Esto va a ser que el oro se vaya para arriba, en la medida en que la Fed siga imprimiendo dinero, el oro seguirá ganando terreno”, expresó.

claudia.tejeda@eleconomista.mx