En el primer semestre del 2020 las ofertas públicas iniciales (OPI) a nivel mundial cayeron 21% a 57,300 millones de dólares en comparación anual, reportando el monto más bajo para un primer semestre desde el 2016, según datos de Refinitiv.

Entre enero y junio de este año se registraron 420 OPIs a nivel global, contra las 520 del mismo periodo, pero del año pasado. “Lo que empezó como un año optimista para las OPIs  globales rápidamente cambio en el primer trimestre del 2020 debido a una severa incertidumbre económica y una aguda volatilidad en el mercado accionario”, dijo en un blog de opinión Paul Go, líder global de OPIs de la empresa de consultoría EY.

El mercado de OPIs en el mundo se congeló entre marzo y abril debido a la crisis sanitaria por el Covid-19 que provocó fuertes confinamientos alrededor del mundo, provocando el desplome en los mercados financieros, de acuerdo con un reporte de la consultoría.

A nivel local, el congelamiento lleva casi dos años, aunque hoy Cox Energy romperá la sequía de ofertas públicas accionarias en México, pues comenzará a cotizar en la Bolsa Institucional de Valores.

A nivel mundial, hacia mayo y junio, se ve mayor actividad económica de forma paralela a la reapertura en diversas economías, que se ha reflejado en un repunte de la actividad en OPIs, con un mayor número de compañías revelando planes para salir a Bolsa en las siguientes semanas y meses, según EY.

“Durante junio del 2020, la actividad global de OPI sumó 18,100 millones de dólares, más del doble que lo reportado durante mayo y el triple del nivel de abril”, indica un reporte de Refinitiv.

En tanto, las salidas a Bolsa en Estados Unidos bajaron 33% en el 1S20, mientras que en China crecieron 37% a un total de 23,200 millones de dólares.

Para el estratega Paul Go, las compañías mejor preparadas, en los sectores adecuados y con modelos de negocios que puedan ajustarse de manera satisfactoria a la pandemia, encontrarán una ventana de oportunidad adecuada en medio de un turbulento mercado para el resto del año.

Según EY, en el 2T20 la actividad global de OPIs fue de 41,100 millones de dólares, una baja de 39% respecto a los 60,600 millones en comparación anual. En cuanto a número de salidas a Bolsa, se registraron 186 en comparación con 306 del segundo trimestre del 2019.

Por colocadores, Morgan Stanley lideró en el primer semestre del año con 29 salidas, seguida de JP Morgan con 19 colocaciones yde  Goldman Sachs & Co, con 20 salidas, según Refinitiv.

Las ofertas secundarias alcanzaron los 295,600 millones de dólares en el primer semestre, un alza anual de 66%, la mayor desde 2016.

En junio, estas ofertas llegaron a los 93,900 millones de dólares con 512 colocaciones, el segundo mes con mayor número de procedimientos tan solo por debajo de diciembre de 2009 (120,700 mdd), y por debajo del mes con más colocaciones en cantidad que fue noviembre del 2017 con 449 procedimientos.

Desde desplome de marzo

Medidas monetarias y fiscales lubrican mercados en EU

ha transcurrido la primera mitad del año, y las bolsas estadounidenses lograron reponerse después del fuerte desplome que tuvieron en los primeros meses del 2020 por la pandemia del Covid-19.

Los estímulos económicos de bancos centrales en el mundo, el apoyo de la Fed, una política monetaria laxa y mejores expectativas para el siguiente año han hecho que, desde su mínimo del año en marzo, el Dow Jones gane cerca de 40%, mientras que el S&P y el NASDAQ avanzan casi 50 por ciento.

“Al cierre del primer semestre, los mercados accionarios en EU han recuperado prácticamente lo perdido durante los primeros meses del año producto del Covid”, aseveró en un análisis Carlos González Tabares, director de Análisis y Estrategia en Monex Casa de Bolsa.

El especialista indicó que diferentes bancos centrales en el mundo realizaron estímulos económicos importantes para amortiguar la caída en la economía y acelerar su recuperación. “Hasta ahora, los esfuerzos de los Bancos Centrales ascienden a más de 16 billones de dólares, equivalentes aproximadamente a cerca del 75% del PIB de EU y a poco menos del 20% de la economía mundial”, refirió González, lo que brinda liquidez a los mercados financieros a nivel internacional.

Por otra parte, la Reserva Federal estadounidense ha anunciado estímulos monetarios y fiscales que ascienden a más del 50% de su PIB, “de esta manera, aunque se espera una recesión profunda para este año, estimada en -8% según el FMI, se espera que la recuperación pudiera ser relativamente rápida”, comenta González.

Dentro de estos estímulos está el haber llevado su tasa de referencia a niveles mínimos en un rango de 0 a 0.25%, “aunque los bonos del Tesoro pueden catalogarse como una inversión libre de riesgo, con este nivel de tasa, prácticamente cualquier inversión que dé un rendimiento superior se vuelve sumamente atractiva”, acotó el especialista.

Agregó que en estas condiciones, el mercado de renta variable recobra su atractivo pues aumenta el diferencial en comparación con la tasa cero, haciendo que incluso las valuaciones pasen a segundo término.

La espera de una recuperación económica el siguiente año en Estados Unidos, expectativas de una vacuna contra el nuevo coronavirus, empresas que han logrado ser resilientes, mayor estabilidad en los precios del petróleo y las próximas elecciones en dicho país serían las razones que también sostienen el impulso en las bolsas estadounidenses, en opinión de Carlos González.

[email protected]