El Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM), dueño del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México (NAICM), colocará este año un Fibra E de infraestructura en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

De acuerdo con el prospecto de colocación enviado al mercado de valores, los recursos serán para financiar las obras de la nueva terminal aérea de la capital del país, la más importante de todos los aeropuertos del territorio nacional.

El documento, que carece de precios objetivo de los certificados así como el monto que se busca recaudar, deja claro que los inversionistas, ya sea nacionales e internacionales, tendrán acceso a acciones llamadas P, que son preferentes.

Ahí mismo, la directiva de la terminal aérea, que dirige Federico Patiño, destaca que “en caso de que se realice una oferta pública de acciones (OPI) en la BMV, los tenedores de los títulos P tendrían derecho de preferencia para adquirir parte del nuevo aeropuerto.

Se prevé que el NAICM, ubicado en el Estado de México, inicie operación en octubre del 2020, tendrá listas tres de las seis pistas que se pretende construir.

Para su construcción y arranque requerirá de una inversión estimada en alrededor de 13,300 millones de dólares.

Inicialmente tendrá una capacidad para movilizar a 57 millones de pasajeros al año, y hacia el 2070 alcance 140 millones de pasajeros anuales.

cuatro etapas

La construcción del NAICM se realizará en cuatro etapas y su apertura significará el cierre del Aeropuerto existente en el mismo día de la apertura.

El emisor presentó el pasado 9 de enero la solicitud para colocar certificados bursátiles fiduciarios de inversión en energía e infraestructura (CBFE) a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), muestra el prospecto preliminar.

Añade que a través del Fideicomiso de Inversión en Infraestructura y Energía (Fibra E) se monetizarán las acciones —serie P— que representan el capital social de GACM.

Los principales activos de la paraestatal son la concesión del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) —Benito Juárez— que actualmente opera, así como la Concesión del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) que está en construcción.

El actual aeropuerto registró un tráfico de 44.7 millones de pasajeros al término del 2017 y generó ingresos por 13,026.8 millones de pesos por la operación, de los cuales, 74% y 26% correspondieron al cobro de servicios aeronáuticos y servicios no aeronáuticos, respectivamente.

En el 2015, el presidente anunció la creación del instrumento financiero llamado Fibra E, que impulsa la inversión en proyectos de energía e infraestructura en el país al monetizar activos que ya estén generando flujos comprobados.

Actualmente existen dos listados en el mercado, el de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) que colocó el jueves pasado con el que recabó 16,388 millones de pesos a cambio de los derechos de cobro de la red de transmisión de energía eléctrica.

El otro: Promotora y Operadora de Infraestructura (Pinfra), fue la primera emisora de un Fibra E, al colocar el derecho de cobro de peaje de la autopista México-Toluca, una de las principales vialidades del país. La oferta fue por 11,835 millones de pesos.

[email protected]