“Mi motivación es poder desarrollar una mayor inclusión bursátil”, dice María Ariza, la primera mujer en dirigir una Bolsa de valores en México.

Hace un mes que asumió la dirección general de la Bolsa Institucional de Valores (Biva), el nuevo centro bursátil en México que comenzará a operar el 23 de julio.

“La Bolsa debe ser para todos, así como escuchamos la oportunidad para bancarizar a las personas que están fuera del sistema, de la misma manera deberíamos estar trabajando para acercarlas a los mercados”, consideró.

María Ariza está convencida de que la promoción es clave para atraer a nuevas empresas y a nuevos inversionistas al mercado de valores, pero ésta no es una tarea fácil.

Hay enormes retos para aumentar la cultura bursátil en el país para desarrollar el mercado, como romper con los paradigmas que han sido una barrera de entrada, pues está arraigada la creencia de que entrar a Bolsa es caro, tardado y complejo.

Ariza fue directora general de la Asociación Mexicana de Capital Privado (Amexcap). Cuando asumió la dirección en el 2013, el gremio estaba integrado por 50 fondos de capital privado, a su salida en abril del 2018, había 177 fondos con alrededor de 51,000 millones de dólares en inversión comprometida.

iniciativas

Tras reconocer la labor que la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) ha venido haciendo en temas de educación y promoción, Ariza dijo que Biva se va a sumar a este esfuerzo. Entre sus iniciativas está crear un instituto educativo.

“Estamos haciendo un programa que vaya desde preparatoria hacia adelante. Quiero acercarme a la gran mayoría de los jóvenes, de los Millennials y estar más en contacto con ellos. Estamos en ese proceso y ojalá lo logremos pronto, para este año o para principios del siguiente”, dijo.

Hay otras iniciativas que la Biva seguirá empujando, como aprovechar la figura de las Sociedades Anónimas Promotoras de Inversión Bursátil para atraer a más empresas medianas y que éstas se beneficien del financiamiento bursátil.

Ariza destacó que hay espacio para ir convenciendo a más emisoras y a más inversionistas del alcance, así como a las propias autoridades para que incentiven la participación.

“Creo que entre más fuerza le demos al tema, entre más podamos acercar a las empresas a esta alternativa y explicarles de lo que se trata y ofrecerles una inclusión bursátil en todos los sentidos, vamos a poder lograr caminar poco a poco hacia un mercado más robusto”.

potencial

Si bien María Ariza reconoció que el mercado bursátil es muy pequeño con 148 emisoras cotizando y la gran mayoría es poco bursátil, consideró que ahí está la oportunidad.

La idea de Biva no es dividirse el mercado, agregó, sino crecerlo porque canibalizar sería el peor resultado.

De hecho, tiene una lista de potenciales empresas que eventualmente podrían listarse en la Biva, algunas de ellas están en la cartera de los fondos de capital privado, que pudieran ver al centro bursátil como una salida.

“Me encantaría invitar tanto a las emisoras que ya están y que están interesadas en escuchar la oferta de Biva, como a las nuevas empresas y emprendedores de todo el país a que nos busquen y platicar con quien esté interesado; que encuentren en Biva una oportunidad, una bolsa incluyente, amigable, cercana”, señaló.

Por otro lado, también es imperante atender la demanda, atrayendo a nuevos inversionistas, tanto institucionales nacionales y extranjeros como a los retailers, que sin ser expertos disponen de algún recurso para invertir.

Actualmente hay poco más de 250,000 cuentas bursátiles y si en tres años se lograra tener 1 millón de cuentas activas, se tendría un mercado más robusto, aseveró la directora de la Biva.

Finalmente, dijo que trabajará para que la llegada de la Biva contribuya a romper con las barreras que hoy existen en el mercado y que sea reconocida como una Bolsa “más cercana, más incluyente, más moderna, más tecnológica, más disruptiva, para que poco a poco despierte el atractivo”.

[email protected]