El negocio de telefonía móvil de Nokia que pasará a manos de Microsoft reportó otra caída de sus ventas en el cuarto trimestre del 2013, luego de que sus teléfonos multiusos Lumia no pudieron atraer a clientes de competidores como Apple y Samsung.

Las acciones de Nokia cayeron después que la compañía reportó una pérdida neta de 25 millones de euros (34 millones de dólares) en el período octubre-diciembre y una caída de 29% en las ventas del Lumia.

Las acciones cerraron con una pérdida de más de 10% a 5.11 euros en la Bolsa de Valores de Helsinki.

La unidad de artefactos y servicios, que será transferida a Microsoft, reportó una caída en las ventas a 2,600 millones de euros, en comparación con los 3,700 millones de euros el año anterior.

Asimismo, reportó una pérdida operativa de 198 millones de euros comparado con una ganancia de 97 millones un año antes.

Nokia vendió 30 millones de Lumia en el 2013, aproximadamente el doble que en el 2012. También presentó varios modelos nuevos, entre ellos sus primeros teléfonos multiusos de pantalla grande y su primera tableta, la Lumia 2520.

Pero no pudo rivalizar con los líderes del sector, Apple y Samsung Electronics.

Neil Mawston, de Strategy Analytics, dijo que los resultados eran decepcionantes para el ex referente del sector, que ha sufrido una caída constante desde que tenía 40% del mercado global de la telefonía móvil en el 2008.

Nokia se asoció con Microsoft en el 2011 con la esperanza de revertir la tendencia descendente, pero también ha sido afectada por la competencia de productos más baratos provenientes de Asia y China.