México sigue siendo atractivo para las inversiones foráneas de capitales, pese a la volatilidad del tipo de cambio y la fuerte caída de los precios internacionales del petróleo, coincidieron analistas financieros.

La tenencia de valores del gobierno federal en poder de inversionistas extranjeros alcanzó un nuevo máximo histórico tras llegar a un monto de 2.165 billones de pesos (150,000 millones de dólares) hacia la segunda quincena de enero de este año, cifra que representa 13.12% del PIB nacional.

El 31 de diciembre del año pasado, la posición de títulos gubernamentales en manos de inversionistas foráneos finalizó en niveles de 2.119 billones de pesos, y en estos momentos se encuentra en 2.17 billones de pesos, un alza de 2.41 por ciento.

Los inversionistas extranjeros prefieren cada vez más los bonos a tasa fija de largo plazo, por sus atractivos rendimientos.

En ese rubro actualmente poseen 1.4 billones de pesos, es decir, mantienen cerca de 60% de lo que hay en circulación en el mercado mexicano.

Por otro lado, a mediados de diciembre se dio el vencimiento del bono a 10 años por 70,000 millones de pesos, mismos que fueron renovados por los inversionistas extranjeros, tras buscar otros instrumentos de inversión de las mismas características.

En la segunda quincena de diciembre, existió un vencimiento importante de un bono, lo cual provocó fuertes movimientos en el mercado de dinero por el reacomodo de los flujos de capitales , destacó José Isaac Velasco, analista económico de Ve por Más (Bx+).

Los grandes inversionistas institucionales extranjeros también concentran importantes montos de títulos de corto plazo, como son certificados de la Tesorería (Cetes), donde su posición alcanza una cifra de 634,036 millones de pesos.

Los bonos indizados a Udis (Udibonos) resultó otro de los instrumentos preferidos de los inversionistas extranjeros.

Durante el año pasado, la tenencia en estos papeles llegó a 123,716 millones de pesos, contra el cierre del 2013 de 88,191 millones de pesos, lo cual significó un crecimiento de 40 por ciento.

Salvador Orozco, subdirector de Mercados Financieros de Banco Santander, destacó que el panorama del mercado de dinero mexicano no se ve tan complicado como en otros países emergentes, como Brasil, Rusia y la eurozona.

Agregó que por el momento, la entrada de flujos persistirá hacia México, a pesar del alza de tasas de interés en Estados Unidos, tras la eminente normalización de la política monetaria de la Reserva Federal (Fed), prevista para el segundo semestre de este año.

La política monetaria más laxa por parte de los bancos centrales seguirá apoyando los flujos de inversiones extranjeros hacia mercados que ofrezcan buenos fundamentales, como México , dijo Orozco.

El entrevistado espera la continuación del ingreso de capitales golondrinos en los próximos meses, pese al inicio del endurecimiento de la política monetaria estadounidense y los altibajos del tipo de cambio.

Sin problemas

El especialista afirmó que la volatilidad del peso mexicano no es problema para los inversionistas extranjeros, debido a que la moneda mexicana actualmente es una de las menos golpeadas de los países emergentes, tras la caída del precio del petróleo.

Por su parte, José Isaac Velasco destacó que no han existido cambios importantes en las variables fundamentales de la economía interna, aunque si hay una afectación por la caída del precio internacional del petróleo, que generó cierta volatilidad en peso mexicano.

Agregó que existirá un efecto sobre el mercado de dinero por la depreciación de la divisa mexicana, pero será menor a la de otros países emergentes, pues el peso ha resistido más a las divisas de otras naciones relacionadas con el sector petrolero.

Por ahora

Aumento del riesgo país no preocupa a capitales

El nerviosismo de los inversionistas extranjeros derivado de la incertidumbre sobre la evolución de la política monetaria de Estados Unidos en este 2015, así como el debilitamiento del peso, generó alzas en el indicador del riesgo país de México.

En diciembre del año pasado, el riesgo país de México registró una cifra promedio de 180 puntos; sin embargo, en estos momentos se encuentra en los 206 puntos, un incremento de 26 puntos porcentuales.

El riesgo país es un indicador que mide el premio que se le pagará al inversionista extranjero por traer sus recursos monetarios al mercado mexicano. Resulta de la diferencia entre los bonos a plazo de 10 años en dólares de México y Estados Unidos.

El subdirector de mercados financieros de Banco Santander, Salvador Orozco, comentó que a pesar del repunte del indicador del riesgo país los capitales golondrinos siguen entrando a México.

Explicó que la cifra alcanzada por este indicador no es un factor de preocupación para los participantes del mercado, debido a que este nivel refleja todavía buen comportamiento de las variables fundamentales de la economía interna.

Contra todos los pronósticos, la economía mexicana seguirá creciendo en este año, pese a la caída del precio internacional del petróleo y alto nivel de tipo de cambio , dijo.

El especialista adelantó que tanto el mercado de dinero como el de divisas seguirá operando dentro de un ambiente de movimientos volátiles en los próximos meses, sobre todo cuando ya se vaya acercando el incremento de las tasas de interés en Estados Unidos, la cual sería en el tercer trimestre de este 2015.

Sin embargo, indicó que el riesgo país de México es uno de los más bajos de la región de América Latina. Por ejemplo, el de Brasil se encuentra en 284, Argentina en 724 y Colombia en 231 puntos.

Inversión extranjera

[email protected]