Mercado Libre (MELI) ha logrado posicionarse como el líder indiscutido en el negocio de comercio online en Latinoamérica. Esto le significa excepcionales oportunidades de crecimiento en el largo plazo pero, al mismo tiempo, un nivel de riesgo considerable debido a la incertidumbre macroeconómica en países como Argentina y Venezuela.

A lo largo de los últimos años, ha consolidado su liderazgo en el mercado de comercio online y se vio beneficiada por el crecimiento económico en la región y el aumento en la penetración de la Internet.

Mercado Libre ha incrementado sus ventas un 34.50% anual durante los últimos cinco años, mientras que sus beneficios por acción lo hicieron cerca del 60% por año. Esta tendencia se mantuvo firme en el último trimestre donde mostró una mejora en su facturación del 45% en moneda local y de un 27% medida en dólares.

Su modelo de negocios es altamente rentable ya que su margen de ganancia operativa se ubica por encima del 30% de sus ventas debido a la estabilidad de su

estructura de costos.

Sin embargo, en los últimos trimestres ha crecido la preocupación de los inversores sobre el efecto que podrían tener sobre la compañía la incertidumbre regulatoria y económicas que afectan a dos de sus principales mercados: Argentina y Venezuela.

El primero representa el 27% del total de su facturación y el segundo el 19% y, además, son países de alto crecimiento para la firma. Es decir, tienen un impacto financiero considerable sobre su negocio.

Mercado Libre contabiliza su facturación y ganancias en ambos mercados al tipo de cambio oficial lo que impacta directamente en su balance en dólares, ya que no puede girar ese dinero con libertad utilizando esa misma tasa, por lo que, en alguna medida, sus ganancias se encuentran exageradas desde el punto de vista contable.

Esto no presenta ningún tipo de irregularidad ya que la compañía no es responsable por las normas contables ni las políticas económicas vigentes en los países en los cuales opera.

En los últimos meses, la preocupación de los inversionistas sobre este problema ha ido en aumento, lo cual explica, al menos en parte, las recientes caídas en los precios de sus acciones en Nueva York, donde cotiza.

En la reciente conferencia Credit Suisse Technology Conference, el management Mercado Libre expuso su estrategia al respecto. En Venezuela, ha elegido utilizar su capital excedente en bienes raíces comerciales para proteger su poder de compra en el tiempo.

La compañía apuesta a seguir consolidando su posición de liderazgo en ese país sin comprometer fondos frescos desde el exterior. En el largo plazo, confían en que debería producirse un cambio de política económica y que la empresa recuperará su libertad para disponer del efectivo que tiene allí.

En la Argentina, cuenta con cerca del 45% de su estructura total de costos nominados en pesos, lo que implica que la devaluación local en los últimos meses tiene un impacto favorable sobre ellos medidos en dólares. A esto, se le suma que consume más dinero del que genera, por lo que no precisa girar dinero hacia el exterior.

Sus acciones están presentando un marcado retroceso a lo largo de las últimas semanas y han probado la zona de soporte en los 97 dólares, que funcionó como como resistencia entre marzo y mayo y representa un nivel de importancia a corto plazo.

Si lo rompe a la baja, podrían esperarse caídas adicionales hasta el soporte de marzo en los 90 dólares. Por debajo de allí, un segundo objetivo descendente de mediano plazo podría ubicarse en los 80,70; que fueron su soporte en febrero.

Una recuperación de precios podría tener una primera meta en los 108.30 dólares a corto plazo. En caso de romper ese nivel al alza, podrían habilitarse objetivos posteriores en los 120; primero, y los 143.30 después.

MercadoLibre cotiza a un ratio precio/ganancias (P/E) cercano a las 30 veces sus resultados del próximo año, una valuación que refleja considerables expectativas de crecimiento, aunque no parece exagerada frente su potencial de largo plazo.

Por eso, el valor meta para sus papeles es de 120 dólares frente a los 99.13 actuales, lo que implica un potencial de subida del 21.05% y se recomienda la colocación de un stop loss por debajo de los 90.

fondos@eleconomista.com.mx