MexiAgro será la primera emisora de un certificado de capital de desarrollo (CKD) que invertirá en proyectos del sector agroforestal mexicano.

La naciente emisora prevé colocar en el transcurso de este año el vehículo a través de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) con una meta de recaudación de hasta 8,000 millones de pesos, muestra el prospecto de colocación.

Entre los proyectos que financiará con los recursos del CKD están los relacionados con la fruticultura, horticultura, así como en el sector forestal, comercialización de productos primarios, logística, cadena de frío y transformación de madera.

La emisora, que cotizará con la clave de pizarra “MXAGRCK-18”, dijo en el documento que no representa un grave riesgo para la agroindustria la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), pues se regula bajo las normas de la OMC.

“Se asume que la renegociación representa un peligro para el sector agrícola; sin embargo, la aseveración ignora que se regula bajo las reglas de la Organización Mundial de Comercio (OMC), lo que hace al sector menos dependiente a cambios en el TLCAN”, precisa.

México exportó productos agrícolas con un valor de 25,000 millones de dólares a Estados Unidos en el 2017 e importó 19,000 millones de dólares del mismo país.

“En muchos productos, la dependencia de Estados Unidos a México es significativa y otras opciones resultan ser demasiado costosas. Las reglas de la OMC están orientadas hacia un sistema de comercio equitativo, que busca un sistema de comercio con una apertura cada vez mayor con menores barreras, a través de la negociación”, añade.

Inversión atractiva

MexiAgro explica que el sector agrícola está poco explorado por inversionistas sofisticados a pesar de que representa una atractiva oferta de inversión ante la creciente demanda de alimentos en el mundo y el desafío de la oferta para satisfacerla.

Se estima que para el 2050 la producción de alimentos deberá crecer 70% para satisfacer la creciente demanda.

“La agricultura es crucial para el crecimiento económico, en el 2014 representó un tercio del PIB global, mientras que los precios de varios productos agrícolas como las frutas y verduras frescas han incrementado en el tiempo sobrepasando el crecimiento de otras industrias, haciendo el sector agrícola un segmento atractivo para invertir”, cita la compañía.

México, jugador relevante

El país, como uno de los principales productores agrícolas, ha registrado crecimientos en el comercio exterior con ventas por cerca de 30,000 millones de dólares anuales y se ha posicionado en la exportación de varios productos agrícolas como el tomate con una participación en el mercado mundial de 25% y el aguacate con 46 por ciento.

Otros productos agrícolas en los que México es líder en exportación incluyen el pimiento con participación de 23%, mango con 15%, sandía con 26% y papaya con 33 por ciento.

De acuerdo con el International Trade Centre se espera que México crezca a una tasa anual compuesta en exportación de frutas y verduras frescas de 9.3% hacia el 2025 y que se convierta en el mayor exportador en dichos segmentos en los siguientes años.

No obstante, aunque la industria agropecuaria enfrenta desafíos como la escasa tierra arable, sobre todo por la urbanización de las ciudades, el agotamiento de fuentes de agua, además del acelerado crecimiento demográfico, así como la creciente clase media que en el 2030 representará 66% de la población, lo que impactará en la demanda global por alimentos, México tiene ventajas, explica la empresa agroforestal.

El clima del país es favorable y diverso, cuenta con disponibilidad de agua por 472 kilómetros cúbicos y alrededor de 3.3 millones de productores, además, se está avanzando en implementación de tecnología para el manejo del campo.

“México ya se encuentra en este camino de la modernización agrícola gracias a que se han ido implementando tecnologías diversas para mejorar el cuidado de los cultivos, incluyendo la utilización de drones para monitorear las cosechas de manera más óptima”, sostiene la compañía.

MexiAgro fue fundada por Luis Tejado, exdirector general de Proteak, la empresa forestal listada en la BMV, y Rolando Leyton, con experiencia en el negocio agrícola. La emisora tiene su origen en la empresa agroforestal Blue Drop creada en el 2012 en México, enfocándose primordialmente a la producción de aceite de palma, a través de su filial Prolade; de banano orgánico con la creación de Tropical Organic Growers, y la de madera de melina a través de Proxylo.

Las ventas en conjunto alcanzaron 175 millones de pesos durante el 2017 y la empresa estima que para este año podría superar los 326 millones de pesos.

“Si bien los negocios están en una etapa de expansión, las proyecciones indican que para el 2019 el EBITDA sumado de las tres empresas ya alcanzaría valores positivos”, indicó.

En cinco años, Blue Drop ha invertido más de 700 millones de pesos, recaudados a través de diferentes rondas de capital. Ha adquirido y transformado más de 3,500 hectáreas entre los tres negocios.

La empresa mexicana tiene actualmente identificada tierra en Baja California, Baja California Sur, Campeche, Chiapas, Guanajuato, Michoacán, Oaxaca, Querétaro, Tabasco, Veracruz y Yucatán.

[email protected]