La crisis hipotecaria suprime se fue formando desde 1994, cuando el sistema financiero estadounidense fue desregularizado con el argumento de que se permitiría que los precios determinarían libremente el ahorro y la inversión, lo que estimularía el crecimiento económico.

Hace ocho años la crisis llegó a su punto más elevado; algunos especialistas consideran la más severa crisis desde la Gran Depresión en 1929.

Esta crisis se asevera por la ambición de búsqueda de muchos más rendimientos por parte de los fondos de inversión y de los bancos, que a través de paquetes hipotecarios denominados como fondos o usuarios ninja , fueron revendidos país por país y banco por banco, que en ese entonces contabilizaban 7 millones de hipotecas basura .

El 15 de septiembre del 2008, la crisis se volvió sistemática, después de que se declara en banca rota ?Lehman Brothers, uno de los más importantes bancos de inversión del mundo.

La gota que derramó el vaso

Lehman Brothers fue la gota que derramó el vaso. Cuando se esperaba que al igual que otras instituciones pudiera ser rescatada (porque en sentido estricto y según las últimas investigaciones que se han hecho, se tenía un problema de liquidez, más no de solvencia), tomó por sorpresa la decisión de las autoridades al no rescatarlo y debido a la magnitud que manejaba en los créditos hipotecarios, desencadenó todo un proceso nefasto.

Pero no fue el precursor, fue más bien el punto final del proceso que desencadenó la crisis en ese año , comentó James Salazar, analista económico-financiero senior de Casa de Bolsa CIBanco.

Los clientes ninja (por su acrónimo en inglés, No Income, No Job or Assets) fueron personas que no contaban con ingresos fijos, ni tenían un empleo formal y no contaban con propiedades que pudieran respaldar los créditos que obtenían de manera accesible, pero por tener un mayor riesgo de impago, generaban una tasa de interés elevada.

Fue un incentivo perverso, debido a las políticas monetarias que en ese momento había instrumentado el anterior presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan, ya que generó una burbuja en el sector inmobiliario que en ese entonces difícilmente se podía cuantificar.

Al final, cuando empieza, como toda burbuja, empiezan a generarse las primeras caídas para después generar un efecto contagio, primero afectando los mercados financieros y después teniendo efecto en la economía real , agregó Salazar.

Falta regulación

Mucha de la discusión en torno a la crisis es sobre la falta de regulación en el sector financiero mundial.

En una entrevista hecha en el 2008 por Nathan Gardels, de Global Viewpoint, a Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía 2001 , éste comentó: Claramente no sólo necesitamos una regulación, sino un rediseño del sistema regulatorio (...) Alan Greenspan tuvo muchos instrumentos con los que pudo haberla detenido (a la burbuja hipotecaría), pero no lo hizo .

Hasta ahora, hay varios trabajos e iniciativas, pero en sentido estricto es un tema muy complicado, pues no hay algo en definitiva que permita evitar estos incentivos del sistema financiero en general, no sólo de la banca y más en estos tiempos de mucha liquidez.

Los inversionistas siempre buscan alternativas que te den mayor rendimiento y obviamente esto implicaría mayor riesgo, agregando que es muy probable que ya se estén presentando burbujas en estos momentos, se llevan casi siete u ocho años con políticas monetarias expansivas en todo el mundo, que cualquier regulación difícilmente lo podría contener , dijo James Salazar.

[email protected]