Con la libra a punto de romper la barrera de los 1.30 dólares, nivel que perdió poco después del referéndum de junio del 2016 que aprobó el Brexit (salida de la UE), algunos inversores están tomando posiciones muy agresivas en favor de una mayor revalorización de la divisa británica.

Uno de ellos es Henry Dixon, gestor de Fondos en Man GLG. La libra puede ser el próximo franco suizo , aseguró Dixon en una conferencia organizada en Londres por Morningstar. Tradicionalmente, el franco suizo se ha considerado un refugio para los inversores cuando buscan seguridad.

Si uno mira a las monedas en Europa distintas al euro; como el franco suizo, la corona noruega y la corona sueca; todas tienen en común que son muy fuertes. La libra puede seguir esa trayectoria, ya que ahora mismo está 15% por debajo de su valoración justa .

El gestor de la mayor firma de hedge funds cotizada en Bolsa basa esta opinión en dos argumentos. El primero refleja su optimismo sobre el futuro panorama de Reino Unido fuera de la UE. El segundo se centra en las lecciones de periodos anteriores en los que la libra sufrió shocks similares al del Brexit.

Mirando las perspectivas de la economía británica tras el Brexit, Dixon calcula que incluso en el peor de los casos (si la UE impone tarifas a los productos británicos), el costo anual para las empresas ascendería a unos 6,000 millones de libras (7,140 millones de euros). El Gobierno británico podría asumir ese costo, que es la mitad de la aportación que ahora realiza el país al presupuesto comunitario , señaló. Estos datos no incluyen la venta de servicios como los financieros.

En segundo lugar, Dixon cree que la libra, la economía británica y la Bolsa de Londres pueden repetir la trayectoria vivida tras las depreciaciones de la divisa en 1992 (cuando el país salió del sistema monetario europeo) y en el 2008 (tras la crisis de Lehman Brothers y el colapso de la banca británica).

En ambos casos, la economía se recuperó rápidamente, la Bolsa subió 36% de media en los 12 meses siguientes y la inflación apenas repuntó. Gracias a ello, la libra rebotó con fuerza tras unos meses de dudas .

Analistas de bancos de inversión como Deutsche Bank, Nomura o Merrill Lynch también han abandonado en las últimas semanas su opinión negativa de la libra, apuntando que puede romper con holgura los 1.30 dólares este año.