Juan Hernández, director general de Vanguard México, sugirió diversificar las inversiones en distintas clases de activos, como en valores extranjeros y en monedas, tras reconocer que en este 2020 los temas que podrían mover y causar volatilidad en los mercados son las elecciones en Estados Unidos, la guerra comercial entre ese país y China, y el bajo crecimiento económico global.

“Lo que recomendamos es tener un portafolio diversificado, porque no es lo mismo un portafolio para los próximos cinco años que para los 20 años siguientes. Para largo plazo debería favorecer la renta variable y tener una diversificación internacional, más allá de que tengamos una recesión en Estados Unidos en el 2020”, dijo el directivo que representa en México al segundo mayor administrador de activos del mundo con 5.6 billones de dólares bajo gestión.

Sobre los sectores atractivos, Juan Hernández consideró que en este entorno no hay un “sector favorito” para invertir, pero reiteró abrirse a invertir en distintas regiones y monedas.

Mencionó que en el 2019, a pesar de la incertidumbre y volatilidad que se reflejó en la cautela de los inversionistas, el mercado siguió pagando y esto se reflejó en los retornos que lograron las bolsas de valores del mundo.

Por ejemplo, el S&P 500 y el Nasdaq cerraron con un crecimiento anual de 28.5 y 35%, en ese orden, que ha sido la mayor ganancia vista desde hace seis años.

Mientras que el mercado de valores de Brasil finalizó el 2019 con un rendimiento de 31.58 por ciento. En tanto la Bolsa Mexicana de Valores terminó con un beneficio de 4.56 por ciento.

Diversificación, la clave

Al hablar de México, el entrevistado explicó que aunque sigue habiendo una preferencia por renta fija de gobierno por todavía las altas tasas de interés que pagan (al cierre de este martes el Bono a 10 años se ubicó con un rendimiento de 6.89%), enfatizó la importancia de la diversificación, también considerando una mezcla en renta variable, pero “siempre cuidando el riesgo”.

“Nos sigue gustando el panorama que se mantiene desde hace tres años cuando decidimos venir a invertir en México que son las finanzas públicas balanceadas, un déficit fiscal prudente, una política monetaria seria y creíble que le da tranquilidad a los grandes inversionistas como nosotros, un mercado de capitales que funciona bien, el peso como una de las monedas más líquidas del mundo, la clase media creciente y la población relativamente joven”, detalló.

“Esas variables en el mediano y largo plazos deberían favorecer a México, obviamente somos conscientes de los riesgos de una nueva administración cambiando sus políticas, pero en el mediano y largo plazos México se sigue viendo bien”, finalizó el director general de Vanguard México.

[email protected]