Las petroleras en el mundo continúan su caída libre en un barril sin fondo, ya que el desplome en los precios del petróleo les ha costado más de 550,000 millones de dólares en valor de capitalización bursátil en las bolsas internacionales.

La guerra entre Arabia Saudita y Rusia por la producción de barriles de crudo ha tenido repercusiones en los precios internacionales del hidrocarburo.

La mezcla mexicana de exportación, por ejemplo, cerró la sesión del martes en 10.76 dólares por barril, con lo que ha caído más de 81.35% en el primer trimestre del año.

Lo anterior lleva a las grandes petroleras internacionales a continuar con perspectiva Negativa por parte de las calificadoras de riesgo crediticio, así como un descenso en la demanda de los energéticos a nivel mundial y la creciente acumulación de las reservas de petróleo.

Ello, como factores adicionales que han hundido el precio de las respectivas acciones.

Desde el 21 de febrero, fecha en que comenzó la estrepitosa caída en los precios del crudo, hasta ayer las empresas petroleras que cotizan en Bolsa han perdido 553,739 millones de dólares en valor de capitalización bursátil.

Entre las más afectadas está Petrobras, la principal productora de petróleo en Brasil, que ha perdido 54.08% en dicho lapso y más de 55,183 millones de dólares en valor de mercado.

Así, entre las empresas que más han perdido se encuentran Saudi Aramco, que ha perdido 199,550 millones de dólares en valor de mercado. Sigue siendo la empresa pública mas grande del mundo, con un valor de mercado de 1.5 billones de dólares.

Le sigue la estadounidense ExxonMobil que ha restado 91,542 millones a su market cap, y en tercer sitio la petrolera francesa Total que bajó 26,971 millones de dólares en capitalización.

BP (antes British Petroleum) perdió 37,745 millones de dólares en valor de mercado, esto desde el 21 de febrero hasta el cierre de la sesión de este martes.

Precios de hace 20 años

La holandesa Royal Dutch Shell alcanzó un precio de 16.30 euros por acción, un valor que no había registrado desde noviembre de 1996 cuando tocó los 15.2 euros por título.

Ello le ha hecho descender más de 28.31% desde el 21 de febrero y ha perdido más de 65,821 millones de dólares en valor de mercado.

Entre otras, la petrolera española Repsol disminuyó 7,055 millones de dólares de su market cap, es decir, ha bajado 30.31% en el precio sus acciones, cotizando a 9.75 euros, nivel no visto desde el 2002.

La firma latinoamericana Vista Oil & Gas ha caído 23.97% en más de cinco semanas, lo que representa un total de 220.29 millones de dólares en valor de capitalización bursátil y su precio por acción cotiza en 111 pesos.

“En el corto plazo, los precios de los energéticos no mostrarán una recuperación importante, porque cuando está presionada la demanda de la energía, y aunado a que estamos en un proceso de reestructuración global de energía donde las renovables están tomando mayor importancia, el sector energético y principalmente las petroleras que reportan niveles de apalancamiento significativos, están siendo mayormente presionados en el precio de los activos”, explicó Carlos Hernández, analista en Masari Casa de Bolsa.

Reestructuración

En la semana del 20 al 28 de marzo, las principales petroleras del mundo tocaron sus mínimos históricos, y su pérdida en valor de capitalización bursátil totalizó 1 billón de dólares.

Las firmas tocaron su precio por acción más bajo y deben tomar las medidas correspondientes para mitigar las consecuencias de la caída de sus acciones y del precio del petróleo.

“En los próximos habrá reestructuras fuertes, quiebra de empresas petroleras junior en Estados Unidos, debe haber una nacionalización de la deuda que tienen estas empresas, pero lo que estamos viendo es que van a empezar a entrar en default las empresas chicas.

“Las grandes como ExxonMobil o  Royal, entre otras, están muy golpeadas pero no van a quebrar, sí van a reestructurar pero no van a perder el piso, las que ya van a empezar a pagar el plato son las empresas pequeñas”, detalló Amin Vera, analista bursátil de Black Wall Street Capital.

Distintas petroleras en el mundo, indicó Carlos Hernández, han anunciado un paro o una reducción el pago de dividendos en el corto plazo, para tratar de disminuir el riesgo en los pagos que tienen, ya sea pago de impuestos e intereses, lo que están haciendo es reducir la inversión o el gasto de capital. Así como un proceso de refinanciamiento de corto plazo en su deuda por mayores plazos.

El sector energético, tanto en México como en el mundo, había tenido una tendencia negativa previo a la caída del petróleo; sin embargo, este hecho arrastró al índice global del sector energético hasta 103.23 puntos, un nivel similar al que tenía en abril del 2003 y desde el 21 de febrero, el indicador ha disminuido 41.74 por ciento.

“En el mediano plazo, podría haber una recuperación significativa, tal vez no como en años pasados porque la estructura de energía también se encuentra cambiando, pero una vez que se disuelva todo esto, algunos precios y la capitalización de las empresas deberían reflejar cierto crecimiento”, concluyó Carlos Hernández.

Mezcla se vende en US10.76

Petróleo cierra marzo con la peor caída mensual de su historia

Los referenciales del crudo cerraron un volátil trimestre con sus mayores pérdidas en la historia, después de que el Brent y el crudo en Estados Unidos fueron golpeados en marzo por el congelamiento de la actividad económica debido al coronavirus y la guerra de precios entre Arabia Saudita y Rusia.

Ambos contratos perdieron casi dos tercios de su valor en el trimestre, con los declives de alrededor de 55% en marzo, representando la mayor parte de dicho retroceso.

La demanda mundial por combustible ha sido destruida por las restricciones a los viajes debido a la pandemia de coronavirus. Analistas pronostican un desplome de 20 a 30% de la demanda en abril y que el débil consumo se prolongue.

El contrato WTI ganó 39 centavos a 20.48 dólares por barril. El referencial se hundió 54% en marzo y 66% en el primer trimestre, las peores bajas desde su inicio en 1983. Mientras, el Brent para mayo bajó 2 centavos en la sesión, a 22.74 dólares por barril, antes de la expiración del contrato. El referencial internacional se desplomó 66% en el primer trimestre y 55% en marzo, también sus mayores declives.

La mezcla mexicana por su parte, ganó 3.76% y se vendió en 10.76%, aunque en marzo perdió 72.94 y 81.35% en el primer trimestre del año. (Con información de Reuters)

[email protected]