Grupo Lala, empresa mexicana que produce alimentos lácteos, dijo que uno de sus objetivos para el 2020 es reducir sus niveles de deuda neta, que actualmente suma 25,330 millones de pesos.

“Estamos comprometidos a alcanzar nuestro objetivo de desapalancamiento por debajo de 2.5 veces del EBITDA para el 2020”, dijo el director general de la compañía, Mauricio Leyva Arboleda, en su reciente conferencia telefónica con analistas.

La compañía reportó una relación de deuda neta a EBITDA de 3.2 veces al término del primer trimestre de este 2019. Este nivel se incrementó en el último año, pues en el mismo periodo del 2018 el indicador cerró en 2.9 veces, con un adeudo neto de 24,437 millones de pesos.

Para el analista de Barclays, Benjamin Theurer, es factible que Lala logre su objetivo de reducir su nivel de apalancamiento a 2.5 veces deuda neta/EBITDA. Asimismo, espera que los costos más bajos de las materias primas y menores gastos por intereses a lo proyectado beneficien su desempeño en los próximos trimestres.

Refinanció pasivos en el 2018

El año pasado, Lala refinanció la deuda que contrajo para comprar Vigor, una empresa de alimentos de Brasil, por alrededor de 1,540 millones de dólares.

“Durante el 2018 la compañía implementó acciones para mejorar su generación de flujo de efectivo a través de menores requerimientos de capital de trabajo neto y optimización de capex. Sin embargo, éstas se contrarrestaron por un incremento en el pago de intereses asociados a la deuda y una tasa efectiva de impuestos mayor”, refirió la agencia calificadora Fitch Ratings en un análisis de enero pasado, en el que colocó a Lala con una calificación crediticia de “AA(mex)”, con perspectiva Estable, por su fuerte posición en la industria de alimentos lácteos en México, y por la diversificación de sus negocios en Brasil, Centroamérica y en EU.

Agregó que los próximos vencimientos importantes de Lala son en el 2020 por 1,800 millones de pesos, en el 2021 por 5,100 millones de pesos, y en el 2022 vencerán 2,600 millones de pesos.

La calificadora HR Ratings, que le asignó la nota “HR AA” con perspectiva Estable, señaló que las estrategias que implementó el nuevo equipo directivo ayudarán a mejorar la rentabilidad en las regiones donde participa Grupo Lala y podrá mejorar sus resultados operativos, que se deterioraron por el incremento en el precio de las principales materias primas y por eventos extraordinarios como los gastos por la adquisición de Vigor, el cierre de la planta en Texas, la situación política en Nicaragua, la reestructuración en Estados Unidos y la huelga de camiones en la región Brasil.

[email protected]