El constructor italo-estadounidense Fiat Chrysler, que prevé fusionarse con el francés PSA, registró una pérdida neta de 1,040 millones de euros (1,220 millones de dólares) en el segundo trimestre, víctima del derrumbe del mercado automotor causado por la epidemia del coronavirus.

El resultado es, no obstante, mejor de lo esperado. Los analistas apuntaban a una pérdida de 2,000 millones de euros (2,330 millones de dólares), según Factset Estimates.

El volumen de negocios del grupo, que incluye las marcas Fiat, Chrysler, Jeep, Maserati, Alfa Romeo, Dodge y Ram, cayó un 56% a 11,700 millones de euros (13,800 millones de dólares), un resultado en cambio peor a lo esperado.

Fiat Chrysler, en proceso de fusión con PSA, confirmó que el objetivo es cerrar esta operación "de aquí al primer trimestre de 2021".

Esta fusión dará lugar al tercer constructor mundial en términos de volumen de negocios. El nuevo grupo será denominado "Stellantis".