La tenencia de valores gubernamentales en manos de extranjeros rompió la racha de nueve meses de salidas y en septiembre se registró un alza de 1.21% o compras por 19,894 millones de pesos respecto al mes previo, cerrando en 1.67 billones de pesos.

El incremento registrado en septiembre está lejos de borrar las pérdidas del 2021, pues se registra una caída de 11.7% en el año, al pasar de 1.89 billones de pesos en diciembre a 1.67 billones de septiembre.

James Salazar, subdirector de Análisis Económico y Bursátil en CIBanco, explicó que “en septiembre hubo cierta moderación del riesgo porque ya había pasado lo peor de la tercera ola de Covid-19 y su variante Delta. Además del discurso de la Reserva Federal (Fed) por endurecer la política monetaria, lo que favorece al mercado”.

Dijo que “comparado con otros emergentes, México no se ve tan mal, ya que el rendimiento que ofrecen por el alza de tasas de interés permite a los inversionistas quedarse un periodo más con los valores gubernamentales”.

La cartera de extranjeros se encuentra en su mayoría conformada por bonos con un 87.05%, seguido de Cetes con 6.7% y en menor medida en Bondes con 2.52% y Udibonos con 3.70 por ciento.

Janneth Quiroz, subdirectora de Análisis en Monex, mencionó que “lo que vimos en septiembre fue un alivio, en el sentido en que los inversionistas estuvieron tranquilos, y donde la expectativa de que siguiera incrementándose la tasa de interés de referencia frenaría la salida de deuda gubernamental en manos de extranjeros”.

Aunque en septiembre hubo un ligero ascenso, respecto del máximo histórico de tenencias de valores gubernamentales en posesión de inversionistas extranjeros registrado en marzo de 2019, la caída ha sido de 25%, equivalente a una salida de 556,792 millones de pesos.

Es un respiro, porque la realidad sigue siendo la salida de capitales mayormente por factores externos, y es por un reacomodo de portafolios que se va dando entre los inversionistas entre decidir por renta fija o renta variable”, comentó Salazar.

Además, en la primera semana de octubre, la tenencia de valores gubernamentales de extranjeros se ubicó hasta el 7 de octubre en 1.64 billones de pesos, su menor nivel desde el 5 de abril del 2013.

Alejandra Marcos, directora de Análisis en Intercam Casa de Bolsa, dijo que “si bien los ingresos de capitales en septiembre son una noticia positiva que pone final a una larga racha de salidas, seguimos sin ver un reingreso importante de los capitales extranjeros al mercado de deuda mexicano, a pesar de que México goza de estabilidad política, la deuda soberana aun cuenta con grado de inversión y que la política fiscal es sumamente conservadora. Posiblemente, las entradas de este mes están relacionadas con mejores rendimientos de los bonos, ante una expectativa de que Banxico continuará aumentando la tasa de interés hacia el 2022”.

Perspectivas negativas

Hacia adelante, explicó, es muy probable estimar nuevas salidas en los meses subsecuentes, al tiempo que se espera una normalización monetaria en economías avanzadas, particularmente en Estados Unidos, que le restará atractivo a los instrumentos de deuda en países emergentes.

Además, los temores de inflación global jugaron en contra de la deuda soberana de largo plazo en cualquier economía del mundo.

Janeth Quiroz agregó que “existe actualmente mucha incertidumbre en lo que se refiere al tapering de la Reserva Federal y el impacto que tendrá en México, el cómo será el retiro de estímulos por parte de la Fed y si eso va a propiciar un choque en los mercados financieros”.

Aunque los extranjeros se deshacen de los bonos del gobierno, “estos instrumentos son adquiridos por inversionistas institucionales y afores. No se está perdiendo atractivo, los mexicanos aún ven atractivo el rendimiento en el mercado secundario respecto al año pasado por el alza de tasas”, dijo James Salazar.

ariel.mendez@eleconomista.mx