Las compañías petroleras son reticentes a proporcionar información precisa de los costos de producción. La extracción de un barril de petróleo depende de una variedad de factores, entre los que destacan el tamaño y la accesibilidad del campo.

Reuters realizó la recopilación de estimaciones del costo de operación de campos petroleros para países miembros de la OPEP y otros no miembros.

Los resultados se obtuvieron a partir de comentarios de comerciantes en el mercado de hidrocarburos, analistas de la industria, así como de una evaluación más general de los costos para las regiones productoras de petróleo del mundo, proporcionados por la Agencia Internacional de Energía de Estados Unidos.

Estimaciones por país

En México, y de acuerdo con fuentes de Pemex, el costo de producción es de 7.91 dólares por barril (d/b), muy por debajo del promedio internacional de 41 d/b, por lo que desde esta óptica, respecto del precio de comercialización al cierre del crudo marcador West Texas Intermediate (WTI) de 34.0 d/b, la producción de crudo en el país es todavía un negocio rentable.

El crudo de Arabia Saudita es el más barato para extraer por su ubicación cerca de la superficie del desierto y el tamaño de los campos. El costo de la extracción de un barril se ha estimado en entre 4 y 6 d/b.

La extracción de petróleo iraquí es en teoría muy barata, aunque en esta latitud los productores enfrentan desafíos políticos y de seguridad.

Analistas de la industria estiman los costos totales a entre 4 y 6 d/b, aunque indican que algunos campos podrían ser más caros.

En Emiratos Árabes Unidos, los costos operativos y de capital combinados se estiman en 7 d/b barril. La extracción de crudo fuera de los campos maduros y en aguas profundas es más cara que en el Golfo.

En Nigeria, la producción en los campos de aguas ultraprofundas puede llegar a 30 dólares el barril en comparación con los costos de tierra de alrededor de 15 d/b, según los analistas consultados por Reuters.

Mientras que en la costa de Angola, cuesta 40 d/b producir un barril de petróleo, los costos de operación y de capital de Argelia, Irán, Libia, Omán y Qatar se estiman entre 10 a 15 d/b.

En Kazajstán, donde las reservas son grandes y sin explotar, el costo de producir un barril para los productores medianos, como el de la petrolera estatal KazMunaiGas, oscila entre los 15 y 18 d/b, mientras el costo para el mayor operador de Kazajstán, Tengizchevroil, es alrededor de 12.10 d/b.

En Venezuela, donde los campos tienden a ser maduros y pequeños y es difícil hacer descubrimientos, los costos de producción se estimaron en 20 d/b. Se enfatiza que la cifra anterior no incluye el crudo más caro del Orinoco, dado que algunas estimaciones de analistas ubican la extracción de un barril en esta región en los 30 d/b.

Ecuador, donde los campos son pequeños y la distancia a los puertos se suma a los costos, los consultados estiman el costo de extracción en 20 d/b.

En los campos británicos del mar del Norte, donde es difícil el acceso para la extracción del crudo, el organismo de la industria Oil & Gas UK, dice que el costo de equilibrio fue de alrededor de 50 dólares el barril.

Crudo más barato nubla perspectiva para licitaciones petroleras

La caída de los precios del petróleo a mínimos de 11 años es una mala señal para las inversiones petroleras globales, que en el 2016 tocarán su nivel más bajo en seis años, al ubicarse en 522,000 millones de dólares, monto 22% menor al observado el año pasado, según la consultora noruega ?Rystad Energy.

Lo anterior impactará el interés para participar en licitaciones petroleras alrededor del mundo, como las que se prevén en México para la segunda mitad del año y principios del 2017, en las que se concursarán recursos no convencionales y de aguas profundas y ultraprofundas, respectivamente.

Será la primera vez desde 1986 que se vean dos años consecutivos de declinación de inversiones petroleras y los proyectos que sobrevivan serán aquellos que ofrezcan los mejores retornos , comentó Bjornar Tonhaugen, vicepresidente de mercados de petróleo y gas de Rystad Energy.

Las empresas quieren reducir su rango de actividad y quedarse con lo que tiene mayor retorno sobre capital , dijo Brendan Warn, analista de BMO Capital Markets.

En diciembre pasado la Secretaría de Energía (Sener) lanzó la cuarta convocatoria de la primera ronda de licitaciones petroleras tras la apertura del sector energético a la inversión privada, la cual contempla 10 campos contractuales de recursos en aguas profundas, aunque el titular de la Sener, Pedro Joaquín Coldwell, admitió que la probabilidad de hacer las adjudicaciones este año era baja.

Se trata de una de las fases licitatorias más esperadas de la ronda por la complejidad técnica de los yacimientos y las cuantiosas inversiones necesarias para su explotación debido a sus altos costos operativos, lo que reduce el número de empresas candidatas a pelear por alguno de sus contratos.

Si los precios siguen bajistas, el panorama se complica para cualquier licitación que se quiera realizar en el mundo , opinó Arie Goren, analista de ?Seeking Alpha.

[email protected]