El S&P 500 que a la fecha tiene un leve avance de 2.62% y es considerado uno de los índices más representativos del mercado estadounidense, está concentrado en 20 compañías principalmente, incluyendo a las grandes tecnológicas como Amazon, Microsoft, Alphabet, Netflix, y Facebook, de tal forma que la suma de su valor de capitalización bursátil equivale a aproximadamente el de las últimas 450 que conforman al índice, según datos de Actinver.

“Las primeras 20 empresas del S&P 500, las más grandes equivalen a las 450 últimas en tamaño... de estas 20 más grandes, el 60% son empresas de tecnología”, dijo Alejandro Fuentes, director de Estrategia de Corto Plazo de Actinver, en un webinar organizado por El Economista.  

En el panel, realizado en conjunto con Actinver, titulado “¿El mercado americano está en una burbuja?”, el especialista señaló que esta concentración es una de las causas por las que el mercado estadounidense repuntó rápidamente tras haberse desplomado en marzo por la pandemia del Covid-19.

Destacó que el sector de tecnología se ha beneficiado al permitir la conectividad tras las fuertes medidas de confinamiento impuestas por la crisis sanitaria.

Refirió que en el segundo trimestre del año estas emisoras presentaron en promedio las mejores cifras financieras, lo que ha provocado grandes rendimientos.

“En lo que va del año estas 20 empresas en promedio han subido alrededor de 20%, si de estas solo consideramos a las tecnológicas, este promedio sube a 33%”, aseveró Alejandro Fuentes.

Contrastó que, en el caso del Dow Jones, que cae 4.38%, se puede ver que la sorprendente recuperación en algunas emisoras no es homogénea.

No hay burbuja

José Antonio Durán, director de Posición de Actinver coincidió en que no puede hablarse de una burbuja dado que el fuerte repunte que muestra el NASDAQ, cercano al 18% en el año, no es generalizado.

“No creo que sea una burbuja porque son solo algunos nombres los que han tenido este desempeño, de tecnología, los demás sectores y muchas empresas siguen por debajo de los niveles que estaban antes de la pandemia, como ejemplo los bancos, compañías de energía, hoteles, líneas aéreas, manufacturas, yo digo que no es una burbuja, se adelantó mucho el mercado, eso sí”, apuntó.

Señaló que por si solos, los cinco nombres grandes de tecnología en Estados Unidos representan el 26% del S&P 500, así que su repunte impulsó al índice, sin embargo, reiteró que en el resto de las emisoras estadounidenses el desempeño no es igual.

Bolsa mexicana rezagada

José Antonio Durán advirtió que, si bien el mercado local de capitales tiene un fuerte rezago respecto al mercado estadounidense, hay oportunidades de inversión, pues algunas emisoras con buenos fundamentales tienen un profundo descuento.

Según el equipo de análisis de Actinver, las firmas más atractivas bajo esta situación son América Móvil, Femsa, Walmex, así como el sector de fibras, como Fibra Uno y Fibra Monterrey.

Pablo Duarte, Director de Análisis y Estrategia  sostuvo que el débil desempeño del mercado accionario local

“Ya veníamos rezagados desde años atrás respecto a las Bolsas de Estados Unidos, del 2018 al 2019 el S&P 500 en Estados Unidos dio un retorno de más de 20%, cuando el IPC tuvo una caída de 13%”, dijo el estratega bursátil.        Abundó que esto fue consecuencia de temas internos, como la nueva administración, la negociación del T-MEC, no obstante, se tuvo un buen cierre el año pasado, sin embargo, la pandemia agregó mayor incertidumbre a las expectativas de crecimiento nacionales, mermando el ánimo de los inversionistas ya cautelosos por la crisis sanitaria.

En el caso de las bolsas estadounidenses, los especialistas comentaron que algunos sectores que han estado castigados en su cotización como los de cruceros, aerolíneas, hoteles, y turismo, podrían sufrir una rotación de tendencia en el precio de su acción, una vez que una vacuna tenga éxito.

En el caso de las tecnológicas, consideran que podrían tener rendimientos limitados hacia el futuro, aunque al interior ven a la productora de semiconductores y similares AMD con potencial.

Al respecto, señalaron que esta rotación podría ocurrir, pero en el mediano y largo plazo, puesto que incluso si se prueba la eficacia de una vacuna, tomará tiempo antes de que haya una distribución masiva en el mundo.

claudia.tejeda@eleconomista.mx