Wall Street se tambaleó este martes por la crisis política de Italia y resultaron especialmente afectados las acciones de los bancos y el rendimiento de los bonos estadounidenses a 10 años.

El índice industrial Dow Jones llegó a caer 2.01% y luego mitigó perdidas a 1.58% y quedó en 24,361.45 puntos. El Nasdaq, de valores tecnológicos, cedió 0.50% a 7,396.59 unidades y el S&P 500 bajó 1.16% a 2,689.86.

Las pérdidas fueron lideradas por los grandes bancos, entre ellos JPMorgan Chase y Goldman Sachs que bajaron 5.75% y 4.27% respectivamente. Los valores financieros agrupados en el S&P 500 tuvieron una baja de 3.73%.

La caída de los mercados de Estados Unidos siguió a la de más de 1% de las principales bolsas de Europa cuando el primer ministro en funciones Carlo Cotarelli no consiguió integrar su gabinete de ministros lo cual hace colapsar a la alianza populista que ganó el gobierno en las urnas.

"Hay temor de que eso genere más incertidumbre sobre el futuro de Europa en general y de la Eurozona en particular", dijo Karl Haeling de la firma LBBW.

La crisis de Italia, donde dos fuerzas euroescépticas se impusieron en los comicios de marzo, reavivó el miedo a una nueva crisis de la deuda en los países del sur de Europa lo cual tiene con los nervios de punta a las bolsas y está elevando las primas de riesgo.

Italia tiene bajo presión su prima de riesgo por la incertidumbre política que genera el no conseguir formar un nuevo gobierno al extremo de que se especula con un nuevo llamado a elecciones.

Pero Haeling también mencionó otros factores inquietantes para los inversores: las fricciones comerciales entre Estados Unidos y China, la ansiedad por las consecuencias del marginamiento de Estados Unidos del acuerdo nuclear con Irán y las caóticas marchas y contra marchas sobre el dialogo entre Estados Unidos y Corea del Norte.

Nerviosos por Italia, los inversores se desprendieron masivamente de deuda de ese país y también de la de España, Grecia y Portugal y se orientaron hacia bonos de Alemania y Estados Unidos.

La tasa de interés de bonos estadounidenses a 10 años cayó más de 5% y se movía en torno a 2.782%.

"Cuando durante la sesión se acentuó el repliegue de los bonos a 10 años, los valores financieros acompañaron la tendencia", dijo Art Hogan de Wunderlich Securities.