Las subidas de 4% que logró en la apertura del lunes el principal banco alemán, Deutsche Bank, en la Bolsa de Frankfurt, como reacción inicial a su reestructuración radical se quedó en un espejismo.

El banco cayó el lunes 5.39%, y bajó 4.17%, en medio de las primeras rebajas de valoración de los analistas.En dos días ha perdido 9.34 por ciento. Su cotización se acerca a sus recientes mínimos históricos.

El mes pasado llegó a caer hasta 5.8 euros por acción, antes de activar una remontada que impulsó sus títulos por encima del nivel de 7 euros al cierre del viernes pasado.

Los primeros minutos de la sesión del lunes ampliaron esta escalada. Las acciones de Deutsche Bank se dispararon en la apertura más de 4%, hasta rozar 7.50 euros, como respuesta inicial a la transformación radical anunciada el fin de semana por el mayor banco alemán.

Costo millonario

La reestructuración, adoptada después del fracaso en las negociaciones de fusión con Commerzbank, incluye la supresión de 18,000 empleos y un notable repliegue en su negocio de banca de inversión.

El agresivo recorte previsto por Deutsche Bank permitirá un ahorro de 17,000 millones de euros hasta 2022, pero significará un costo de 7,400 millones de euros.

El costo millonario que tendrá que afrontar Deutsche Bank para llevar a cabo su transformación es una de las variables que mantienen los recelos de los inversionistas hacia el banco alemán, después de que Fitch situara el mes pasado su rating a un paso del nivel de bono basura.

La agencia estadounidense aplaudió la reducción de “las actividades comerciales de baja rentabilidad y de ventas volátiles, que requieren un uso intensivo de capital”, concluyó que “los riesgos de ejecución son altos”.

Surgen dudas

Los analistas inciden además en las incógnitas sobre la evolución de los ingresos, dada la magnitud de los recortes previstos, y ven en su reestructuración una medida desesperada tras la fusión frustrada con Commerzbank para intentar paliar la crisis que afronta la entidad.

Desde RBC consideran ambicioso el objetivo de ingresos que se ha fijado el banco para el grado de recortes que llevará a cabo, y destacan los riesgos asociados a la implementación del plan.

Las firmas de inversión actualizan sus perspectivas sobre el banco alemán, y los primeros ajustes adquieren un sesgo bajista. Los analistas de RBC han reducido su valoración 12%, para situarla en 7 euros por acción, apenas 3% por encima del cierre del lunes.

Las subidas de 4% con las que arrancó la sesión del lunes Deutsche Bank se esfumaron pocos minutos después, y en su giro bajista la cotización del banco alemán perdió 5.39%, hasta 6.79 euros.

Lejos de activar el martes el rebote, Deutsche Bank volvió a destacar en las caídas del Dax alemán, con descensos que vuelven a rozar 5 por ciento.

Sus acciones registran mínimos por debajo de los 6.4 euros, más cerca de sus récords negativos de junio.  En dos sesiones, el banco perdió cerca de 10% de su valor en Bolsa, desinflado hasta el umbral de los 13,000 millones de euros.

El tercer mayor banco español por capitalización, CaixaBank, supera ampliamente al mayor banco alemán, al cotizar por encima de 15,000 millones de euros.

El nuevo goteo bajista mantiene la cotización de Deutsche Bank más de 90% por debajo de los récords históricos que alcanzó en Bolsa en el 2007, justo antes del estallido de una crisis financiera que ha pasado especial factura al mayor banco alemán.

La política de tipos cero del Banco Central Europeo tampoco favorece la mejora en su negocio, que tendrá que afrontar un periodo prolongado aún sin subidas en las tasas de interés.