Los mercados emergentes están atravesando un año complicado. La desaceleración de la economía china, el desplome de los precios de las materias primas, y la salida de capitales ante la progresiva retirada de estímulos monetarios en los países desarrollados, han provocado la caída de las exportaciones y el hundimiento de sus divisas.

Bolsas como la de Brasil, Colombia y Perú pierden en lo que va de año en euros cerca de un 30 por ciento. Para el inversionista en la divisa comunitaria, el mercado de valores turco se deja alrededor de un 20%; el de Ucrania, un 40% y el de Indonesia, más de un 10 por ciento.

No todo son caídas. La Bolsa rusa, por ejemplo, suma este año casi un 20% en euros y el mercado de valores indio se revaloriza un 4 por ciento.

Con todo, la renta variable emergente es la categoría de fondos que peor se comporta en el año entre los domiciliados en España, con unas pérdidas del 9.6%, frente a un 0.6% que pierde de media el conjunto del sector.

Sin embargo, de los más de 40 fondos españoles que invierten en bolsas de países emergentes, hay uno que escapa a los números rojos en el año. Es el Santander Emergentes Europa, que se revaloriza un 4.24% en los nueve primeros meses del año. El patrimonio de este fondo se invierte principalmente en países europeos que hayan solicitado el ingreso en la Unión Europea o que tengan posibilidades de hacerlo en el medio plazo, así como el resto de países del este de Europa, principalmente Rusia. Es precisamente en el mercado ruso donde el fondo tiene las mayores posiciones, con títulos como la gasista Gazprom (11.49% del patrimonio), la petrolera Lukoil (8.01%), el banco ruso Sberbank (5.70%) y el minorista Magnit (4.40%).

El fondo de la gestora de Santander supera en más de ocho puntos de rentabilidad a los siguientes fondos en el ranking de Inverco, el Foncaixa Selección Asia (en sus diferentes clases, Premium, Plus y Estándar) y el Bankia Emergentes, ambos con minusvalías superiores al 4 por ciento. El primero invierte en fondos de inversión de renta variable asiática, entre los que se encuentran productos de Mirae, Schroders, JPMorgan y Threadneedle, mientras que el segundo invierte en todo tipo de países emergentes a través de fondos, aunque actualmente está posicionado mayoritariamente en Asia.

Los peores resultados de la categoría corresponden a los fondos que invierten en mercados emergentes latinoamericanos, por la mala marcha de sus bolsas. Los productos centrados en estos mercados de Ibercaja, Allianz Popular, Santander, Sabadell y Renta 4 acumulan pérdidas en los nueve primeros meses del año superiores al 20 por ciento.

[email protected]