Durante el primer trimestre del año, el incremento en las ventas totales de Petróleos Mexicanos (Pemex) fue de 16.6%, como resultado del aumento de 20.6% en el precio de la mezcla mexicana de crudo, que pasó de 92.16 dólares por barril en el primer trimestre del 2011 a 111.10 dólares por barril en el mismo trimestre del 2012.

Los ingresos por ventas fueron de 411,300 millones de pesos, lo anterior, afirmó la paraestatal en el reporte enviado el martes a la Bolsa Mexicana de Valores, compensó la disminución en el volumen de crudo exportado de 10.0%, mismo que promedió 1,235 millones de barriles diarios.

La paraestatal también reportó en el primer trimestre del año un aumento de 19.7% en las ventas por exportaciones en comparación con el primer trimestre del 2011, por lo que obtuvo ingresos por 206,000 millones de pesos, y en México las ventas aumentaron 13.5%, ubicándose en 203,600 millones de pesos.

En tanto, la producción de crudo promedió 2,537 millones de barriles por día; el EBITDA registró un incremento de 25.0% debido al incremento en ingresos y el monto de impuestos causados se incrementó en 23.6%, alcanzando 246,500 de millones de pesos.

Además se registraron mayores precios de productos para venta en México, con aumentos interanuales en las gasolinas de 11.6%, para la Magna y 5.2% para la Premium, junto con incrementos en el precio del diésel de 11.1%; del combustóleo de 43.6%; de la turbosina de 20.9%, y de los asfaltos que comercializa Pemex de 38.8 por ciento.

La utilidad neta de la paraestatal ascendió a 33,900 millones de pesos a consecuencia de un resultado integral de financiamiento positivo por 32,600 millones de pesos, lo cual fue parcialmente compensado por un incremento en pago de impuestos, derechos y aprovechamientos , refirió la petrolera.

Otro factor que afectó la rentabilidad de Pemex fue el incremento en la depreciación de sus activos.

kgarcia@eleconomista.com.mx