La embotelladora Coca-Cola FEMSA (KOF) reportó un tercer trimestre “positivo”. A pesar de las caídas en ventas y utilidad neta mayoritaria, los resultados fueron superiores a los estimados por los analistas. 

El flujo operativo (EBITDA) avanzó un ligero 0.1%, a 10,075 millones de pesos, en relación con el mismo periodo del 2019.

Por el contrario, los ingresos cayeron 4.0%, alcanzando 46,736 millones de pesos y la utilidad neta mayoritaria se redujo 38.8%, al cerrar en 2,463 millones de pesos, debido a un gasto extraordinario no operativo con la venta de Estrella Azul, en Panamá, y un deterioro en el joint venture de bebidas no carbonatadas en Brasil.

Calificamos como positivos los resultados de KOF, superando nuestros estimados y del consenso en EBITDA”, consideraron analistas de Vector Casa de Bolsa.

Luego de presentar su reporte e la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), las acciones de la principal embotelladora de productos Coca-Cola caían 0.84%, a 86.55 pesos por unidad, en la sesión de esta mañana.

“Frente a lo que todavía es un entorno operativo muy complejo, me alienta ver mejoras secuenciales en la mayoría de nuestros mercados. Estas tendencias positivas no sólo son impulsadas por una gradual recuperación en la movilidad de los consumidores, sino también por nuestras iniciativas de portafolio, mejoras en la ejecución en el punto de venta y al incansable esfuerzo y compromiso de todos los colaboradores de Coca-Cola FEMSA”, indicó John Santa María, director general de KOF a través del reporte publicado en la BMV.

Expuso que aunque los ingresos se redujeron 4.0%, lograron  aumentar la utilidad de operación en un 1.5% y aumentó el margen del flujo operativo en 90 puntos base.

En la división de México y Centroamérica continuó mejorando la rentabilidad, impulsada por mejores precios de las materias primas y por los ahorros y eficiencias, generando un crecimiento de la utilidad de operación de 5.9% y una expansión en el margen de flujo operativo, para alcanzar un 23.0 por ciento.

Mientras que la operación de Sudamérica mostró una importante recuperación secuencial, impulsada principalmente por un fuerte crecimiento de volumen de las operaciones en Brasil.

“Estoy optimista por la resiliencia que ha mostrado nuestro negocio, a medida que continuamos reforzando nuestro portafolio para ofrecer más asequibilidad a nuestros consumidores y transformamos nuestras capacidades operativas”, agregó el directivo.