CaixaBank ha puesto en marcha, por el procedimiento de colocación acelerada, la venta de un 9.9% de su capital procedente de autocartera. En concreto, se desprenderá de 585 millones de acciones propias, paquete que alcanza un valor de mercado de 1,372 millones de euros.

La entidad colocará los títulos entre inversionistas cualificados. De hecho, ha informado a la CNMV de que "dos inversores institucionales con vocación de permanencia" ya le han manifestado su interés en adquirir títulos por un valor de aproximadamente 380 millones de euros.

La CNMV ha suspendido su cotización cuando faltaban apenas veinte minutos para el cierre de la sesión. En ese momento, CaixaBank caía un 3.14% y se situaba en los 2.346 euros por acción.

La entidad señala que esta colocación tiene "como finalidad reforzar el ratio de capital" CaixaBank ante la opa lanzada sobre el banco portugués BPI.

CaixaBank estima que tras la culminación de la oferta por el banco portugués, y con independencia del volumen de aceptación, su ratio de capital de mayor calidad (CET1) se situaría por debajo del 11%, cuando su objetivo estratégico es mantenerlo entre el 11% y el 12 por ciento.

Con la venta de este paquete de autocartera, en la que JP Morgan Morgan Stanley actúan como bancos colocadores, no solo prevé mantener sus ratios de solvencia dentro de ese rango, sino ampliarlos hasta niveles próximos al 14 por ciento.

fondos@eleconomista.com.mx