La plata sufrió este martes su mayor retroceso en dos días desde 1987, arrastrando a la baja al oro en más de 1%, debido a que los especuladores se apresuraron por liquidar sus posiciones, dijeron operadores.

La baja de más de 7% en la plata, que sacudió otros mercados y exacerbó la caída del petróleo, ocurrió en momentos en que analistas cuestionaban la habilidad del metal de ampliar un avance que lo disparó en más de 150% desde agosto del 2010.

La plata tocó un máximo histórico de poco menos de 50 dólares la onza el jueves de la semana pasada.

Asimismo, el oro cayó por segunda jornada, perdiendo 2% en una de sus mayores correcciones desde inicios de enero.

La plata al contado bajó 6%, a 41.25 dólares la onza, tras subir en una jornada extremadamente volátil. El lunes,el metal anotó su mayor declive diario en 29 meses.

Los futuros de plata para julio en Estados Unidos cayeron más de 10%, para terminar en 42,85 dólares.

El oro al contado perdió 0.9%, a 1,530.47 dólares la onza.

Los futuros de oro para junio en la división de metales COMEX de la Bolsa Mercantil de Nueva York cerraron con baja de 1.1%, a 1,540.40 dólares, en operaciones entre 1,516.20 y 1,551.40 dólares.

El metal dorado tocó un récord de 1,575.79 dólares en la víspera.

La muerte del líder de Al Qaeda, Osama bin Laden, el lunes alentó algunas tomas de ganancias, pero la plata se robó el centro de atención.

Aunque la plata es un mercado pequeño más propenso al comercio volátil, el metal ha inspirado una mayor atención al desafiar las predicciones de un colapso cuando los indicadores técnicos muestran luces de alarma, según analistas.

"Estamos viendo aceleradas ventas de márgenes en la plata (...) que se están desbordando al oro y el petróleo. Cuando hay grandes ventas de márgenes en una materia prima, tiene un efecto de cascada en los mercados", dijo Bill O'Neill, socio de la firma de inversión de materias primas LOGIC Advisors, en Nueva Jersey.