Las acciones de Grupo Bimbo sufrieron una de sus mayores caídas en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), lo que significó una pérdida de 16,267.87 millones de pesos en valor de capitalización bursátil.

Lo anterior ante el nerviosismo de los inversionistas por expectativas de un menor crecimiento en México y debilidad en el consumo.

Este martes, los títulos de la panificadora más grande del mundo se desmoronaron 9.29%, a 36.05 desde 39.74 pesos por unidad del lunes. Esta caída ha sido la más fuerte registrada desde el 1 de diciembre del 2008, dos meses después de iniciada la crisis financiera global. Ese día, sus papeles cayeron 8.78%, a 14.21 pesos.

Bimbo pertenece al S&P/BMV IPC y presentó la peor caída del indicador, arrastrando consigo a la BMV.

Analistas calificaron de “exagerado” el ajuste de Bimbo, al considerar que no es más que un reflejo del temor de los inversionistas en la contracción de  la economía.

“Lo que está haciendo que la acción caiga son las expectativas de una desaceleración, es más un tema de percepción hacia el país que sobre los números reales de la compañía, pues sus fundamentales siguen sólidos”, opinó José Cebeira, analista de Actinver del sector alimentos de empresas que cotizan en la BMV.

“El reporte no tuvo grandes afectaciones; si quitamos el tema de Estados Unidos, fue parecido al del año pasado”, añadió.

Bimbo reportó que sus ventas cayeron 0.6% en el segundo trimestre respecto a la comparación anual, mientras que el EBITDA ajustado subió 3.3%, la utilidad neta mayoritaria ganó 527% y la utilidad de operación subió 59.3 por ciento.

En México, sus ventas no crecieron debido a una débil actividad en el sector consumo en el país.

José Cebeira destacó que ante la desaceleración en el consumo en México, Bimbo había sido una de las pocas empresas que no había sido afectada por este panorama.

Jacobo Rodríguez, director de Análisis Financiero en Black Wallstreet Capital, dijo que Bimbo, aunque ha sido defensivo en el entorno actual, esta vez reportó debilidad por baja dinámica en el  consumo.

Pronóstico fallido

“Teníamos una expectativa positiva desde que inició el año en el sector consumo, explicado por estas transferencias directas de dinero que está haciendo el nuevo gobierno hacia ciertos grupos de la población, como adultos mayores y estudiantes”, expuso Rodríguez .

El problema fue que estos programas sociales aún no tienen 100% de alcance, la derrama registra un retraso. Por otro lado, ha habido una despedida masiva en el gobierno.

El analista dijo que esta caída también respondió al débil reporte que la emisora presentó el lunes.

Estrategas estiman que los papeles de Bimbo repuntarían a 45.27 pesos al cierre del año, un potencial rendimiento del  14 por ciento.

[email protected]