Los bancos recuperaron gran parte de los 5,876 millones de euros de capitalización que perdieron en la jornada en la que se conoció la sentencia inicial del Tribunal Supremo sobre el impuesto de las hipotecas.

Las subidas se moderaron con la confirmación por parte del gobierno de un cambio en la ley.

La expectación máxima que generó el Tribunal Supremo entre los inversionistas de los bancos españoles extremó la cautela sobre el sector.

El mercado intentó tomar como referencia estimaciones como la de Moody’s, que cifró el impacto de la sentencia inicial en más de 4,000 millones de euros. El martes, antes de la decisión final del Supremo, el propio gobierno, a través de la ministra de Hacienda, reconoció que el impacto de las sentencias de las hipotecas en el déficit podría alcanzar 5,000 millones de euros.

La falta de acuerdo al término de la reunión del lunes del pleno del alto tribunal había alentado las especulaciones sobre la posibilidad de que se planteara la opción de aplicar una retroactividad de cuatro años en la sentencia que obligaba a pagar el impuesto de las hipotecas a los bancos.

El temor a una posición más adversa para el sector provocó que al cierre de la sesión del martes los seis bancos del Ibex concluyeran con caídas. Estos descensos elevaron las pérdidas del sector, en términos de capitalización bursátil, por encima de 5,300 millones de dólares desde la sentencia inicial del Supremo, difundida el 18 de octubre.

Los tomó por sorpresa

En estas tres semanas, el lastre de los bancos provocó nuevos mínimos del 2016 en el Ibex.

La sorpresa llegó a última hora del martes. Lejos de inclinarse por una posición más adversa para los bancos, el Supremo dio marcha atrás y liberó a los bancos de hacerse cargo del impuesto de las hipotecas.

Este dictamen abrió de par en par las puertas a un rally de los bancos. Las únicas dudas radicaban en la magnitud de los avances.

Las subidas se dispararon en la apertura del mercado para moderarse en mayor medida con el paso de la sesión.

Al cierre de la misma, los ocho bancos cotizados sumaron una capitalización bursátil de 152,460 millones de euros. Esta cuantía supone superar en más de 3,700 millones de euros los 148,723 millones que sumaron al cierre de la sesión del martes.

Esta revalorización neutraliza la mayor parte de los 5,876 millones de euros que perdieron sólo en la jornada del 18 de octubre, cuando se conoció la sentencia inicial del Supremo que obligaba a los bancos a hacerse cargo del impuesto sobre las hipotecas.

Las pérdidas en Bolsa se agravaron por encima de 8,000 millones de euros al cierre del 22 de octubre, después de sumar tres jornadas en negativo.

Al cierre del martes, el agujero en Bolsa de los ocho bancos cotizados se situaba en 5,438 millones en las tres semanas transcurridas desde el 18 de octubre.

Ayer la mayor subida del día entre los valores bancarios correspondió a Liberbank, que se anotó una ganancia de 5.33%, hasta 0.43 euros por título.

Bankinter mejoró 2.42%, cerrando en 7.52 euros; Santander, 2.41%, hasta 4.31 euros; Bankia, 1.79%, hasta 2.90 euros; BBVA, 1.73%, elevando su precio a 5.24 euros, y Unicaja, 1.23%, hasta 1.15 euros por título.