La Comisión Federal de Electricidad (CFE) ahora arremetió en contra de Grupo Carso. Inició un proceso de arbitraje con el que demanda la nulidad de ciertas cláusulas en el contrato del gasoducto Samalayuca-Sásabe.

El ducto, que está en proceso de construcción, corre entre los estados de Chihuahua y Sonora tendrá capacidad para transportar hasta 472 millones de pies cúbicos diarios de gas natural.

“El 26 de junio del 2019, la CFE envió a Carso Gasoducto Norte (CGN) una solicitud de inicio de arbitraje, mediante la cual demanda la nulidad de ciertas cláusulas del contrato de prestación de servicio de transporte de gas natural por el gasoducto Samalayuca-Sásabe”, informó en un aviso al mercado la empresa de Carlos Slim.

La noticia se dio a conocer antes de la apertura del mercado y en las primeras horas de negociación, las acciones de Grupo Carso comenzaron a descender en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) hasta 2.84%; sin embargo, cerraron con una baja de 2.42%, a 71.66 pesos por papel, desde 73.44 pesos de la jornada anterior. Eso representó una pérdida en valor de capitalización bursátil de 4,061 millones de pesos.

Más confianza que en IEnova

Santiago Cortés, trader independiente, explicó que la caída en las acciones de GCarso sí tuvo que ver con el inicio de arbitraje, aunque destacó que el descenso no fue tan profundo como  el de IEnova.

Ello porque los inversionistas confían en que habrá una resolución positiva para el conglomerado, puesto que en el pasado compañías de Slim han tenido fallos favorables ante diferencias con el gobierno.

“Anticipamos más volatilidad en la cotización de la emisora y ser cautelosos, por lo que recomendamos no comprar cerca del precio máximo de este trimestre de 74 pesos por acción, sino esperar a un piso técnico de 70 o 66 puntos”, sugirió.

En el comunicado, Grupo Carso (GCarso) indicó que su subsidiaria Gasoducto del Norte está analizando el contenido de la solicitud de arbitraje y su fundamento legal.

Detalló que el 23 de septiembre del 2015, la CFE y Carso Gasoductos firmaron un contrato con vigencia a 25 años para el servicio de transporte de gas natural por el gasoducto Samalayuca-Sásabe, hasta por 472 millones de pies cúbicos diarios.

El proyecto comprende 614.127 kilómetros, y reportaba un avance de 78% a finales de marzo. La fecha estimada para su conclusión es  julio, según indica en su reporte del primer trimestre de este año.

Originalmente, la finalización de la obra estaba planeada para noviembre del 2018; sin embargo, su construcción sufrió una serie de retrasos por problemas de liberación de derechos de vía.

GCarso expone que CGN presentó “la mejor opción técnica y económica para la CFE, de acuerdo con la Licitación Pública Internacional No. LPSTGN- 002/15, convocada por la propia CFE”.

La empresa ofertó 471 millones de dólares como valor presente, el más bajo registrado de acuerdo con los requerimientos de las bases del concurso. Para financiar su construcción, el conglomerado informó sobre el cierre de un crédito por 535 millones de dólares, con fecha del 13 de marzo del 2017.

Ésta es la segunda notificación que presenta la CFE sobre procesos de arbitraje en contratos de gasoductos. El martes pasado, IEnova informó acerca del mismo proceso por el Gasoducto Marino Sur Texas-Tuxpan, que desarrolló en sociedad con TC Energy. Igualmente analiza las implicaciones legales.

Por su parte, el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, sostuvo que las solicitudes de arbitraje que la CFE inició en contra de algunas empresas surgieron porque los contratos firmados en gobiernos anteriores fueron “abusivos”.

[email protected]