El panorama para Ingenieros Civiles Asociados (ICA) se ensombrece todavía más, luego de que Moody’s, la agencia de calificación de riesgo, le redujo su calificación a B3 desde B2 , con perspectiva Negativa, debido a su alto nivel de endeudamiento y baja liquidez.

Este ajuste en la calificación de la empresa bajo el mando de Alonso Quintana afecta a la emisión de deuda de 700 millones de dólares, con vencimiento en el 2024; a los bonos por 500 millones de dólares con vencimiento en el 2021, así como a los 150 millones de dólares en notas que vencen en el 2017.

La rebaja en las calificaciones de ICA es consecuencia de débiles métricas a lo esperado, especialmente el alto nivel de apalancamiento y una modesta cobertura de intereses, así como su ajustada liquidez, un perfil que Moody’s cree no mejorará sustancialmente en el corto y mediano plazo , explicó la agencia en un comunicado enviado a la BMV.

Al tercer trimestre del año, la deuda de la emisora ascendió a 51,147 millones de pesos; dicho monto es de nueve veces deuda neta/ebitda, demasiado alto para la calificación B y por encima de las 6.7 veces que registró en igual periodo del 2014.

La perspectiva Negativa y con esa calificación complica el panorama para ICA, sobre todo para una posible reestructura de su deuda (reducirla o aplazar vencimientos), ahora con su nuevo asesor financiero Rothschild México , comentó un analista especializado que pidió no ser citado.

En opinión de Moody’s, el deterioro en su nivel de deuda se debe en parte a la depreciación del peso ante el dólar, toda vez que 53% de su deuda está en el billete verde y sólo recibe 19% de sus ingresos en dicha divisa extranjera. Su endeudamiento también se ha visto afectado por el deterioro en su negocio de la construcción.

El anunció impactó las acciones de la constructora en la BMV; éstas cayeron 4.52%, finalizando a un precio de 6.76 pesos por unidad.

[email protected]