Las acciones de Siemens Energy abrieron más bajo de lo esperado en su primer día de negociación en la Bolsa de Fráncfort, en la que supone la mayor operación de escisión en la historia de Alemania y que da comienzo a un futuro lleno de desafíos para la empresa tras independizarse de Siemens.

Los papeles de Siemens Energy —que fabrica turbinas de gas, sistemas de transmisión de energía y tiene una participación del 67% en el grupo de aerogeneradores Siemens Gamesa— abrieron a 22.01 euros el lunes, dando a la compañía un valor de mercado de 18,600 millones de dólares. Una fuente consultada dijo que las estimaciones eran de un valor de mercado de entre 21,000 y 22,000 millones de euros.

Esperamos que la volatilidad sea alta en las primeras semanas, dijo a Reuters el director financiero de Siemens, Ralf Thomas. No es una situación específica de Siemens Energy, es lo mismo con cada operación de segregación.

Siemens Energy es la mayor empresa separada de su matriz en Alemania, superando incluso a Lanxess y Covestro , que fueron escindidas del grupo Bayer.

Thomas afirmó dijo que hasta mediados de octubre no se podría tener una primera idea de cómo se valorará Siemens Energy, que compite con General Electric y Mitsubishi Heavy Industries.

Separada de Siemens por sus débiles márgenes de utilidad, la división prevé un margen de no más del 1% en 2020 sobre el flujo operativo, debido a la crisis del coronavirus y a la debilidad del negocio de turbinas eólicas en tierra firme.